jueves, 27 de marzo de 2014

TEEN WOLF (Reseña tercera temporada)

La tercera temporada de esta serie adolescente y lobuna terminó hacer un par de días, así que ya vamos con la reseña, antes de que se nos acumule con otras cosas. Bien, quisiera comenzar por decir que tengo sentimientos bastante encontrados con la serie. A ver, no me parece mala del todo, sobre todo para tratarse de una serie enfocada evidentemente a un público joven y adolescente. No tengo nada que reprochar a sus actores, me parece que la serie cuenta con un elenco joven pero de talento, y ellos hacen muy bien sus papeles. Además, se aprecia cierta evolución de los personajes, como por ejemplo, en Lydia o Stiles, que han pasado de ser simples secundarios (la chica guapa y sexy una y el mejor amigo simpático del prota el otro) a participar mucho más activamente en la trama. De hecho, en esta temporada ya nos hemos enterado de que Lydia posee su propio poder sobrenatural, cosa que a veces pasa en este tipo de series, pero Stiles sigue siendo muy acertadamente humano. Pero por otra parte, tenemos buenos personajes, como Derek, que se están desaprovechando del todo. En cuanto a las tramas, a ver... me parece que no están mal construidas tampoco, pero en ocasiones, la cosa se les va un poco de las manos. En general creo que la serie no es mala, pero no sé, le falta algo, una chispa de complejidad y de madurez que sí veo por ejemplo en las series de vampiros de la CW (The Vampire Diaries y The Originals) que aunque son de estilo adolescente, tejen una mitología compleja y rica y abordan otras cosas que no veo que esta serie aborde. Quizá es que Teen Wolf necesita más tiempo para crecer y elaborar su mitología, pero aprecio ciertos elementos de falta de coherencia que no me gustan. Vamos a tratar de analizarlo un poco más en serio, a ver a que conclusión llegamos.

En la parte positiva podemos decir que aprecio el esfuerzo de los guionistas por crear tramas interesantes. Lo cierto es que mantienen el misterio y saben tenerte enganchado, y no son demasiado predecibles. Además, explican bien las cosas, y los errores de coherencia a los que me refiero no se han debido a nada de estos puntos. La temporada ha tenido dos partes bien diferencias, una primera en la que se ha recurrido a los mitos celtas, y a la relación de los druidas con las manadas de lobos, como guías espirituales de los licántropos. Ha contado con una villana poderosa y nada fácil de derrotar, en busca de venganza, y con brillantes momentos de acción. El ser sobrenatural que resulta ser Lydia, además, surge de esta mitología: un Banshee, un espíritu capaz de anunciar la muerte o las catástrofes mediante su grito. Hubo buenos episodios (excepto quizá. aquel en el Motel que parecía una rara mezcla entre Psicosis y Scooby Doo) y Cora, la hermana de Derek, creo que aportó un buen toque femenino al conjunto. Esta primera parte se cerró antes de Navidades, introduciendo en parte la segunda, en la cuál, la fuente de la que se bebío fue la mitología japonesa, interesante y muy poco conocida. Concretamente, se introduce un personaje femenino nuevo, Kyra, que, al haber roto ya hace tiempo Scott, el protagonista, con Alison (la cazadora) le sirve de interés amoroso. Pero Kyra tiene su propia mitología sobrenatural: resulta ser una kitsune, un zorro de siete colas que en la mitología japonesa es un espíritu muy poderoso e impredecible, a menudo burlón y difícil de controlar. Esta trama acabará afectando profundamente Stiles, ya que, debido a un rito que él, Alison y Scott realizaron para salvar a sus padres de manos de la druida, la mente del joven se ha abierto para ser poseída por un oscuro espíritu, el nogitsune, a quien la madre de Kyra convocara tiempo atrás, presa de la desesperación. Scott y sus amigos habrán de hacer frente al nogistusne si quieren salvar a Stiles. Y mientras tanto, el padre de Scott, que les abandonó a él y a su madre, regresa para intentar recomponer su relación con su hijo. Al final, todo sale bien, excepto por una cosa... la temporada se cierra con una muerte inesperada y bastante impactante que no revelaré, y que va a cambiar la serie bastante. Y todo esto, ¿qué quiere decir? Bien, pues yo creo que, como he dicho, los guionistas están intentando crear una serie con tramas de interés, con una mitología y que tenga calidad, frente a tanto reality y tanto Jersey Shore y demás Shores como rige en la MTV. Además, y a juzgar por la muerte con la que temporada ha finalizado ( otra más que hubo incluso), no parecen tener miedo de tomar decisiones arriesgadas. Todo esto esta genial, pero... sigue habiendo cosas que me escaman. No sé, me falta algo. Quizá la mayor incoherencia la encuentro en que, sí, es buena idea usar mitologías poco conocidas como la celta o la japonesa, que son tremendamente interesantes y ricas, pero, ¡¡cuidado!! De entrada, no tienen mucha conexión con el mundo sobrenatural más clásico en que nos movemos, y que yo veo como una tríada: vampiros, hombres lobo y brujas/magia o espíritus y fantasmas, tríada que si esta presente en las series de la CW que he mencionado, y en otra británica que os recomendaría como Being Human. Lo demás esta muy bien, pero no se conoce tanto, y aunque las tramas han estado bien hiladas, no veo mucho que tienen que ver los druidas, o los kitsunes, con los hombres lobo. Además, esta el tema de la duración de la temporada... la serie ha aumentado mucho de repente su número de capítulos, de hecho, lo ha duplicado de 12 a 24... sinceramente, a mi 12 me parecía perfecto, y las dos partes de esta temporada han sido muy inconexas, solo las ha conectado la presencia en ambas del árbol sagrado druida, cuya madera al final sirvió para encerrar al nogitsune. Parece que hayan sido más bien dos temporadas independientes.


En fin, no creo que se trate para nada de una serie mala, y me entretiene bastante verla, aunque debo reconocer que veo que su calidad esta muy por debajo de otras series que sigo o veo. Le sigue faltando algo, aunque me guste. Y me sigue sin convencer eso de las transformaciones a medias, solo de carita, pelo, orejas, zarpas y poco más en lugar de un lobo en condiciones, y esas coreografías de acción con música machacona, aunque he de reconocer que cada vez se dan menos. Creo que hay motivos para continuar viéndola... no se, creo que puede ser interesante saber cómo será la serie sin ese personaje (muy importante desde el principio) del que nos hemos despedido esta temporada, y también me interesa saber cómo afectará a Stiles todo por lo que ha pasado, además de ver si Scott y su padre consiguen recuperar el tiempo perdido y afianzar su relación. Pero considero que la serie debería volver a tener solo 12 capítulos por temporada, 24 son demasiados para una serie como esta. Ya tomaré una decisión cuando llegue la cuarta temporada, a ver si continuo o no. Y de momento, todo por hoy. Nos vemos muy pronto. ¡¡Besos!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...