sábado, 26 de julio de 2014

IMPRESIÓN 3D (Una tecnología fascinante)

¿Que tal, gente? Hoy vengo a hablaros un poco de una tecnología que se ha venido desarrollando en la última década más o menos, y que en los últimos años ha experimentado un auge considerable, estado ya disponible no para el público en general, pero si a niveles profesionales. Creo que se trata de una tecnología fascinante, que realmente puede revolucionar el mundo tal y como lo conocemos, de muchas maneras. Se trata de la impresión 3D. Imagino que muchos habréis oído hablar de ella, y quizá os tenga tan interesados como a mí. Me parece increíble, casi cosa de magia, lo que se puede lograr con este tecnología, y considero que puede cambiar el mundo a mejor si la desarrollamos bien. Por eso creo que sería interesante dedicarle esta entrada, para explicar un poco, aunque solo sea por encima, como funciona exactamente este revolucionaria técnica y cuales son sus múltiples aplicaciones. Bien, la impresión 3D es un modo de fabricación por adicción de un objeto, previamente diseñado por ordenador con un software adecuado y transformado el diseño en un archivo compatible con la impresora. Una vez que se le envía el archivo, esta "imprime" el objeto en tres dimensiones, teniendo en cuenta el diseño, y va añadiendo poco a poco capas de material. Se pueden usar muchos materiales distintos, corcho, resina, plásticos, metales, e incluso material orgánico como alimentos o células vivas en un polvo o en un gel especial. El material que se use y  como se vayan añadiendo las capas depende del tipo de objeto que queramos crear. Entre las técnicas para añadir las capas de material están la inyección de gel o resina, el láser, la luz ultravioleta o incluso haces de electrones. Todo depende del diseño, coste, tamaño y forma de nuestro objeto a fabricar, y de la impresora y sus capacidades, por supuesto. Así que de entrada, se trata de una forma de manufactura que nos permite fabricar, crear a partir de un diseño informático casi cualquier tipo de objeto, y hacerlo de una forma sencilla, rápida, eficiente (al irse añadiendo las capas no se desperdicia ningún tipo de material) y limpia (la impresión 3D no produce residuos ni contaminantes, solo se necesita electricidad para poder hacer el diseño en el ordenador y para que la impresora funcione) Ya solo esto es muy pero que muy importante, puesto que puede revolucionar por completo nuestra forma de entender la industria y la manufactura, pero es que hay más, mucho más. Sus aplicaciones parecen casi infinitas. He aquí unos cuantos ejemplos.

INGENIERÍA E INDUSTRIA: 

Con la impresión 3D podemos diseñar de forma rápida y limpia cualquier prototipo de cualquier aparato que vayamos a fabricar, para tener un modelo a escala como referencia, o para presentarlo donde vayamos (una feria o exposición, un cliente, un inversor) Vamos, es el sueño de cualquier ingeniero. Con esta técnica, se pueden fabricar las piezas que se necesitan para construir casi cualquier cosa, una casa pequeña, un edificio, un vehículo de cualquier tipo (desde un patinete a un avión, pasando por motos, coches, trenes... ) muebles, o cualquier tipo de máquina que necesitemos. Todo de forma eficiente, rápida y ecológica. Nuestra forma de diseñar, fabricar y construir lo que necesitamos puede cambiar para siempre. Cualquier diseño puede estar listo en un momento. Las piezas que se fabrican de este modo son además ligeras, flexibles y resistentes, de calidad, no una porquería. Y vuelvo a repetir que ni se desperdicia nada de material, ya que se le va añadiendo capa por capa, no quitando cosas como manufacturamos ahora, y además, no contamina. ¿Imagináis las posibilidades? Con el tiempo, podremos ir a que nos diseñen nuestra propia casa, y ver como la van imprimiendo pieza a pieza en 3D para irla construyendo. Sería de calidad y resultaría mucho más barato, ya que esta técnica además reduce mucho los costes de producción. Y cuando la estructura estuviera terminada, nosotros mismos podríamos escoger los muebles de un catálogo de IKEA (¡esto a ellos les encatará!) imprimirlos, montarlos, y decorar nuestra nueva casa. Esto claro esta, es el futuro. Hoy en día esta tecnología solo esta disponible a nivel industrial, y muchas empresas ya la están implementando poco a poco. Y otra cosa que pienso es que quizá esta tecnología sea la que por fin nos ayude a conquistar el espacio. Primero, porque con ella podríamos fabricar cohetes y naves espaciales más ligeras, potentes y resistentes, y además, hacerlo más rápido y con menos costes. Y segundo porque, para construir una base en la Luna o una colonia en Marte, no tendríamos que transportar material ninguno de construcción: solo un par de impresoras 3D, el material para imprimir y algunas herramientas. Sería mucho más fácil construir nuestro pequeño refugio marciano, ¿verdad? Todo con el tiempo, por supuesto, pero las posibilidades son fascinantes

TEXTIL Y MODA: 

Si, señor, la impresión 3D también puede revolucionar el mundo de la moda. Los grandes diseñadores harían sus diseños para la pasarela y los imprimirían en 3D, ganando en calidad y tiempo, eligiendo sus materiales. Porque por supuesto, también podemos imprimir ropa y zapatos. Los deportistas contarían con ropa inteligente que les ayudaría a entrenar, a batir sus marcas y a conseguir mejores objetivos. La industria textil se revolucionaría, fabricar ropa sería mucho más rápido, fácil y barato, sin contaminar y sin explotar a la gente en talleres clandestinos. Y no solo lo sería para las grandes marcas o firmas, sino para la tiendecita de la esquina o para ti. Imagina que ves un vestido divino de una actriz famosa en los Oscar... buscas los patrones en internet, lo descargas, y ala, a imprimir tu propia versión. Y podrías personalizar el diseño de tu ropa como tu quisieras. O a imprimir camisetas para tu grupo, tu peña, o ropa para llevar a quien más lo necesite. Y no queda aquí la cosa: la impresión 3D haría más fácil fabricar ropa con los llamados "tejidos inteligentes", tejidos que pueden protegernos del sol, la contaminación, los virus y bacterias, cambiar de color si cambia nuestra temperatura, o detectar cualquier cambio en nuestros signos vitales, e incluso, conectar con los servicios de emergencia en caso de accidente, o de que nos encontremos mal. Muy interesante para quien padezca una enfermedad crónica grave, o también se le pueden incluir rastreadores GPS por ejemplo a la ropa de ancianos que padezcan enfermedades degenerativas como el Alzheimer y el Parkinson. Y si se desorientan, se puede saber donde están desde el móvil (aplicable también para que no se te pierdan los niños o si alguien se los lleva, y para el seguimiento a criminales el libertad condicional, la policía podría presentarse rápidamente en cuanto se la salten)

ARTE, ARQUEOLOGÍA Y PALEONTOLOGÍA: 

Estas disciplinas ya se están beneficiando de las aplicaciones de la impresión 3D. El arte, la arqueología y la paleontología pueden sacarle mucho provecho. Con este técnica, se pueden hacer réplicas de cualquier pieza artística (escultura en yeso, cuadros, montajes... ) arqueológica o de cualquier fósil que se encuentre. Estas réplicas pueden valer para que podamos disfrutarlas en museos mientras expertos en estos campos estudian las originales a buen recaudo, y como estas, debido al tiempo, se suelen estropear, los expertos contarían con réplicas para poder continuar los estudios, así no se estropearían tanto las originales. Con respecto al arte, artistas modernos que ya usan la impresión 3D para crear sus obras y montajes. Una historia curiosa es la de la artista japonesa que recientemente ha sido detenida por crear un molde en 3D gigante de... sus partes íntimas. Si, lo que oís, hay gente así de loca por el mundo, pero la joven artista que imprimió su vagina en 3D ya ha sido liberada. 

ALIMENTACIÓN, MEDICINA Y SALUD: 

Pero aparte de construir cosas o fabricar ropa, hay mucho más que se puede hacer. Se pueden imprimir tejidos orgánicos mediante polvo, o un gel especial que mantiene las células vivas. Esto tiene aplicaciones infinitas en la industria de la alimentación, para empezar. Podemos imprimir todo tipo de alimentos con solo una muestra de tejido vegetal o animal. De momento, solo es el comienzo, pero si se desarrolla... adiós a los cultivos trasgénicos y al maltrato de animales en granjas superpobladas donde viven como en una pesadilla. Una muestra de tejido de cerdo, y ya tienes jamón. Una muestra de piel de cebolla, y ya tienes la cebolla. De nuevo, reducimos costes, se produce de forma más natural, mediante la clonación de los tejidos imprimiéndolos, y no se contamina, ni se juega con la naturaleza. ¿Podría ser una solución para un reparto más equitativo de los alimentos y para paliar el hambre en el mundo? Quien sabe. De momento, haría fácil llevar alimentos a zonas donde se necesitase, por una hambruna, una catástrofe natural, o ayuda humanitaria en caso de guerra. Llevas la impresora, y a imprimir alimentos frescos para todo el mundo. 

Con respecto a la medicina, las técnicas que hemos visto de construcción e ingeniería, junto con la robótica, ya se aplican en el campo de la ortopedia, para crear prótesis más ligeras, cómodas y personalizadas para quienes las necesiten. Pero es que hay muchísimo más. Recientemente, leí un caso en que los médicos usaron la impresión 3D para crear un molde de un tumor que un niño de 10 u 11 años tenía en el abdomen, un tumor bastante grande y localizado en una zona donde era difícil de extirpar. Con ayuda del molde y un maniquí, pudieron ensayar la operación antes de practicarla en el pequeño, y así, cuando al fin afrontaron la cirugía con el paciente, la operación fue un éxito. Y esto es solo la punta del iceberg. La impresión 3D puede ayudar en todo tipo de cirugías complicadas como esta, pero es que hay una posibilidad aún más importante. Recordad que se pueden imprimir células vivas, tejido vivo, con ayuda de un gel especial. Si podemos hacer esto... si, efectivamente. Podemos por ejemplo imprimir toda la sangre que necesitemos para transfusiones, o  piel humana para realizar injertos a quienes hayan padecido quemaduras graves. O para tratamientos estéticos, igual que el cabello. Y más... ya se están imprimiendo, y agarraos que esto es muy fuerte... ¡¡órganos enteros!! Si señor, la impresora 3D es capaz de crearte un modelo exacto del corazón, los riñones, o de cualquier órgano (cerebro aún no incluido, me temo, demasiado sofisticado) El único problema por ahora es que al parecer, salen en tejido blanco, sin paredes venosas, con lo cual, no se pueden trasplantar, ya que carecerían de riego sanguíneo. Pero se esta experimentando con varios materiales para imitar el tejido de venas y arterias, y algunos parecen muy prometedores. Imaginadlo: se acabarían los rechazos para quienes fueran trasplantados de un órgano, así como la interminable espera en busca de un donante. La medicina se vería revolucionada. Nuevas prótesis, en parte robóticas y en parte orgánicas, podrían mejorar la calidad de vida de los amputados. Aplicada a la medicina y la salud, la impresión 3D podría mejorar, de forma rápida, sencilla y limpia, las vidas de millones de personas en todo el mundo, e incluso, salvarlas. ¿Imaginas que un médico pudiera llevar todo cuanto necesita, su material, medicamentos, y hasta tejidos y órganos para trasplantar, con una simple impresora 3D?

OTROS USOS Y APLICACIONES: 

Hay aún muchas cosas más que se pueden hacer con las impresoras 3D. El campo de la educación se puede ver muy beneficiado, igual que lo esta siendo de las nuevas tecnologías, pizarras electrónicas, correos y campus virtuales para cursos y universidades... si con la impresión 3D podemos crear moldes y réplicas de muchas cosas, los niños podrían aprender sobre la naturaleza, el arte, la historia, o el cuerpo humano usando esas réplicas. Y a niveles universitarios, los futuros ingenieros aprenderían a diseñar para esta técnica, y los futuros médicos la usarían para aprender nuevas técnicas de diagnóstico o de cirugía. En la simple vida diaria puede tener aplicaciones que nos la hagan más cómoda. Nosotros mismos podríamos imprimir por ejemplo una pieza de nuestro coche que necesitemos para repararlo, o reemplazar nuestros muebles rotos, o ropa gastada creando e imprimiendo nuestros propios diseños. Si, si si, igual no sabemos hacerlo, pero talleres mecánicos habrá siempre, y seguro que en un futuro, cuando la tecnología este mucho más disponible a nivel individual, proliferarán las copisterías 3D donde nos echarán una mano, y el software necesario también estará más disponible para ellas, y para el usuario de a pies. 


El primer edificio totalmente hecho con impresión 3D se está construyendo en Amsterdam


Modelo desfila con ropas hechas por impresión 3D, de la diseñadora Iris von Herpen, pionera en la aplicación de la técnica en este campo


Esto sí que es increíble... réplica de la tumba de Tutankamon, hecha en impresión 3D por una empresa española, para que todos podamos disfrutarla sin destruir la original


¿Os apetece una rica pizza... recién imprimida?


Este señor británico se llama Eric Moger. Su rostro fue literalmente comido por un agresivo tumor. Ahora, lo recupera gracias a una prótesis personalizada en impresión 3D


¿Zapatos nuevos? ¿Una lámpara nueva para casa? ¡¡Con impresión 3D, lo que quieras!!



Aún queda un poco lejos de nuestras posibilidades, pero más pronto de lo que creemos, imprimir órganos para trasplante en una impresora 3D de células puede ser una realidad

Disculpad si mi tono es excesivamente luminoso, ingenuo y victoriano con respecto a esta tecnología, pero es que como veis, es fascinante y tiene miles de aplicaciones, todas ellas útiles e interesantes. Tenemos ya casi a mano una tecnología rápida, sencilla, limpia (¡¡no contamina nada y es mucho más eficiente que cualquier otro método de producción que conozcamos!!) y cuyas aplicaciones son casi infinitas. Algo que realmente, podría causar una nueva Revolución Industrial, y cambiar para siempre el mundo tal y como lo conocemos. Podría hacer que produzcamos todo lo que necesitamos, desde material para construir a alimentos de manera fácil, rápida y sin agotar los cada vez más escasos recursos naturales de la Tierra. Podría ayudarnos a conservar la cultura, la historia y el arte, para disfrute de las generaciones futuras. Podría revolucionar la medicina, salvando millones de vidas, y ayudando de mil maneras a mejorar la salud y la calidad de vida de todos los seres humanos del mundo. Podría ser lo que nos catapulte al espacio, a conocer y conquistar nuevos mundos. ¡¡Podría llevarnos de la adolescencia tecnológica en que vivimos a la madurez!! Y podría ser la respuesta a muchos de los actuales problemas ecológicos y económicos del mundo (¡¡es mucho más barato producir así!!) Podría dar lugar a nuevas formas de producción y nuevos sistemas sociales y económicos más sencillos, equitativos y justos. Desde luego, sus posibilidades son fantásticas, pero no, no hay que ser ingenuos ni creer que pueda ser la panacea. Hay que ver sus aplicaciones y cómo estas pueden mejorar el mundo y la vida de la gente. No hay que ser como era la gente en el período que he mencionado, el victoriano, en plena Revolución Indutrial. Si hemos leído a H.G. Wells sabremos que en aquella época, la gente creía que el progreso industrial y tecnológico sería imparable, que no se detendría nunca, y que solo sería positivo, sin efectos negativos en el mundo o en la vida de las personas. Solo visionarios como H.G. Wells se atrevieron a decir, a través de sus libros en este caso, que la tecnología y el progreso industrial podrían tener una casa oscura, que el resto de la humanidad no vio hasta mucho después, seguramente, hasta el final de la segunda Guerra Mundial, cuando los avances tecnológicos sirvieron para destruir y matar más que para construir y mejorar las cosas. Tenemos que estar atentos a eso. Claro que la impresión 3D puede tener un lado oscuro: imaginad que cualquier pueda hacerse con una de estas maravillas, e imprimir armas o explosivos con fines violentos o terroristas, usarla para crear nuevas drogas, o traficar con tejidos y órganos ilegales, entre otras cosas malas. Cualquier descubrimiento técnico o científico puede ser una bendición o una maldición, dependiendo de como vayamos a usarlo. En nuestras manos esta usar para bien esta tecnología maravillosa, que puede mejorar y mucho el mundo en el que vivimos. 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...