domingo, 28 de noviembre de 2010

LOS ULTRACUERPOS O LA DESHUMANIZACION DE LA SOCIEDAD



Ayer me quede hasta las tantas porque en Neox emitian muy tarde "La invasion de los ultracuerpos". Reconozco que esperaba ver la pelicula de ciencia ficcion clasica, la de 1956 de la que todos hemos oido hablar. En lugar de eso, emitian una version mas reciente, de 1978, cuyo reparto fue lo primero que me llamo la atencion. Teniamos a Donald Sutherland, al inolvidable Leonard Nimoy, y a un jovencisimo Jeff Goldbumm, acompañados de dos actrices menos conocidas, como Brooke Adams y Veronica Cartwright. Con semajante reparto, decidi verla de todas formas. Encontre una brillante pelicula de ciencia ficcion y terror, que arranca sin miramientos, y que enseguida te mete en la misma angustiosa sensacion que viven sus protagonistas. Una cuidada realizacion, efectos esepciales de calidad para la epoca, y una estupenda interpretacion por parte de los actores hacen el resto. El final, asi, de repente, no me convencio demasiado. Pero pensandolo bien, tuve que admitir que tampoco podia ser de otra forma. Nuestro heroe estaba mas que solo. No podiamos ganar. a menos que la cosa se convirtiera en una saga (cosa que ahora esta muy de moda, pero que no se estilaba nada antes de los 80) o en una serie de television con mas continuidad (mala idea, teniendo en cuenta la suerte de incluso las mejores series de ciencia ficcion de la epoca) Asi pues, por triste que parezca, habia que admitir la evidente derrota de la humanidad al final de la historia. Pero no es de la peli en si de lo que queria hablaros, sino de una reflexion que en ella se plantea (como en toda buena cinta de ciencia ficcion) y que me parece interesante compartir por aqui.



 El clave de terror alienigena, creo que la pelicula nos habla y mucho de la deshumanizacion de la sociedad en la que vivimos. Durante algunas escenas, el doctor Kibner, personaje interpretado en la cinta por Leonard Nimoy, comenta sobre el tema. Cuando la gente esta empezando a enloquecer, cuando todos empiezan a decir que sus amigos y familiares estan cambiando, que ya no parecen los mismos, o a lo peor, ni siquera lo son, puesto que han sido sustituidos por los dobles alenigenas, Kibner lo achaca a algo mas sencillo. El mundo en que vivimos cada vez mas deprisa. Deber llevar un ritmo frenetico si no deseas quedarte atras: estudios, trabajo, familia, la casa, las responsabilidades. ir corriendo todo el dia de un sitio a otro... ya no queda tiempo para sentarte y hablar con un amigo, jugar con tus hijos, o pasar una velada romantica con tu pareja. Y cuando te decides a parar un poco e intentarlo, ¿Que es lo que pasa? Que todo cambia tan depirsa que tienes la sensacion de estar con un extraño. Ya nadie repara en nadie. Vamos a lo nuestro, sin importarnos para nada los problemas de los demas. El mendigo de la esquina es ignorado , si, pero tambien, el paciente que acude a la consulta de su medico de cabecera es atendido con prisas porque hay muchos mas esperando, o nadie se para a ayudar al anciano que tiene que curzar la calle,  o simplemente, a echarte una mano si vas cargado y se te han caido la mitad de las cosas. Nos ponemos de mal humor cuando nos toca esperar. Nadie habla con nadie. Los niños pasan su tiempo delante de videojuegos, el ordenador o la tele, en vez de jugar en la calle como haciamos antes. E incluso, comemos cualquier cosa con tal de ahorrarnos el tiempo que tardamos en cocinar.

Todos estos comportamientos los tenemos asumidos: hay mucho que hacer y ya nadie tiene tiempo para nada. La sociedad nos ha ido poniendo ese ritmo frenetico, y el que no pueda llevarlo, pues mira, que se apañe como pueda, que yo ya tengo suficiente con lo mio y ese no es mi problema. El mensaje catastrofista del final de esta pelicula lo deja claro: avanzamos hacia una sociedad en la que ya, los seres humanos ni nos reconocemos como tales. Vamos olvidando cosas tan importantes como nuestros deseos y sentimientos, o los de aquellos a quienes mas amamos. ¿Se resolverian mas facilmente los conflictos e inquietudes que tenemos si olvidaramos por el camino todo lo que, realmente, nos hace humanos? ¿Creariamos asi una sociedad utopica, sin guerras, sin hambre, sin problemas, pero vacia de toda emocion? Dudo mucho que esa sea la respuesta. Es mejor ser valiente, enfrentarse al mundo tal y como es, que meterse dentro de una vaina, guardar ahi todo lo mejor que tienes (tu individualidad, tus sueños, tus sentimientos, tu inspiracion, tu amor, tus deseos) y dejar salir tan solo una cascara vacia de ti. Merece la pena tener el valor de intentar construir una sociedad mejor, precisamente porque sea mucho mas sencilla y humana, no todo lo contrario. ¿O nos parece lo mismo a vosotros? Adelante con vuestros comentarios.

4 comentarios:

Lord SinNombre dijo...

Pues en esta vida he tenido la suerte, o la desgracia, de que mis padres me permiten vivir a mi ritmo porque mi estado mental lo necesita. Así que siempre hago las cosas a cámara lenta, disfrutando de cada momento. Todo es cuestión de prioridades. Si tengo que dejar al margen mi vida profesional para estar con un familiar, lo hago. En el pasado, suspendí un montón de exámenes porque mi prioridad era estar al lado de la gente que me importaba si tenían algún problema y dejaba de lado los estudios. Por otro lado, este ritmo me permite observar a la gente que me rodea. Gente que, como tú dices, vive corriendo y sola. Aunque, siempre encuentras a alguien que se detiene un par de segundos si alguien pide ayuda. La verdad es que el mundo de ahora me asusta. Y me irrita. Todo el mundo está en desacuerdo con muchos problemas de la humanidad pero nadie hace nada para evitarlo y te dicen "es lo que hay", conformándose con lo que nos imponen. Es como si los ideales se hubieran muerto, como si ya no existiera nadie dispuesto a luchar por lo que es justo. Luchan por el bien propio, y les da igual el mal ajeno. Además, las pocas veces que se quejan del mal ajeno, suele ser porque queda bonito hacerlo o por compromiso. Por mi parte, esa es la razón por la que vivo al margen de una sociedad que me desespera con su indiferencia. Por una cuestión de salud mental.

Un saludo, muy interesante tu entrada de hoy.

Planck dijo...

Me ha encantao la reflexión que has hecho sobre esta peli que a mi también me gustó bastante (no como er pseudo-remake actual protagonizao por Nicole Kidman y Daniel Craig).

La pregunta que se desprende de todo esto es: ¿es esta deshumanización de la que hablas er precio a pagar por avanzar como civilización?

Yo, como alienígena que sabes que soy, ni me preocupo por estas cosillas vuestras, pero últimamente paso tanto tiempo blogueando que ya mis congéneres empiezan a recriminarme esta desalienigenación. Me dicen que me estoy volviendo más humano... Me estoy empesando a mosquear xD

Un saludo alienígena ;)

Osmosis dijo...

Muy buen tema has planteado aqui, asi como tambien muy complejo. En mi opinion las cosas van a ir empeorando, y pido perdon por mi negatividad, pero nadie se ha puesto a pensar que sucederá cuando seamos 10 MIL MILLONES, de donde sacaremos agua y alimentos, y como sera el transporte si ya hoy po hoy está colapsado (por lo menos es asi en Argentina), espero que los chinos (1300 MILLONES) nos den escuela..., tendremos que hacer casitas arbol y madrigueras (espero que no), la buena noticia es que los recursos renobables estan evolucionando cada vez mas, saludos y a bajar los niveles de estres jajaja.

Miguel dijo...

Saludos!!!

Mi primera visita a tu blog y he de decirte que me ha gustado.

Sin duda, veré la película que propones.

En cuanto al tema de la deshumanización, creo que llevas parte de razón. Yo he vivido en el mundo urbano (Madrid) y en el mundo rural (Ciudad Real) y la diferencia en cuanto a costumbres es enorme. Un aciudad te deshumaniza: Ni siquiera conoces a los vecinos de tu propio bloque. Hay un individualismo terrible que en principio es inevitable. En el ámbito rural esto no sucede tanto: todo el mundo se conoce, todos están emparentados, se conservan los valores y principios tradicionales.

No se trata de potenciar una ruralización, si no de fomentar valores tradicionales que en el mundo urbano cada vez más globalizado han quedado desfasados y han sido sustituídos por otros más dinámicos e impersonales.

Interesante reflexión la que planteas.

Nos leemos!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...