sábado, 23 de abril de 2011

CELEBRANDO EL DIA DEL LIBRO

Queridos lectores (con masculino generico aunque abarque tambien a las feminas) hoy celebramos el Dia del Libro, dia dedicado a regalar libros y rosas, y a fomentar entre nosotros el tan sano y gratificante habito de la lectura, que se esta perdiendo cada vez mas. Cosa que no entiendo porque, personalmente, no concibo mi vida sin palabras, sin lectuira. Yo, si veo algo con letras, aunque solo sea un papel de chicle tirado en el suelo, tengo que leerlo, que se le va hacer. Ultimamente no he leido mucho, eso debo reconocerlo, por falta de tiempo entre otras cosas. Pero leer es algo de lo que he disfrutado desde la infancia, desde que aprendi, y es por eso que hoy quiero celebrar este dia recordando algunos de los libros que mas me gustaron de pequeña. Estoy segura de que muchos de vosotros habreis tenido en la estanteria los maravillosos libros de "El Barco de Vapor"; coleccion de libros infantiles y juveniles, clasificados en distintos colores, que hacian mis delicias de niña, y aun siguen encandilando a muchos chavales, afortunadamente. Los libros blancos son los destinados a los mas "peques", los que aun estan aprendiendo a leer. Los azules son para niños un poco mas mayores. Los naranjas y rojos ya estan destinados a un publico preadolescente, mas que a niños pequeños. En estos libros encontre a cantidad de amigos maravillosos que me acompañaron segun crecia, con los que pasaba unos ratos divertidisimos, y a los que aun recuerdo con ternura. Y de entre todos ellos, de entre todos los libros del mundo que he leido y leere, el primero de los que cogi de la estanteria y lei yo solita, sin ayuda de papa o mama, fue el que veis en la imagen: "El Fantasma de Palacio" de Mira Lobe.

El libro era un adorable cuento que narraba la historia de un pequeño y simpatico fantasmilla, que se aburria de estar todo el tiempo solo en su enorme palacio. Asi que puso un cartel en el centro de la ciudad, buscando a un amigo. A su cartel respondio Balduino, un pintor que se instalo en el palacio con su perro y si gata. Emocionado ante la idea de tener nuevos amigos, el pequeño fantasma descubrio enseguida algo muy divertido: le encanto pintarlo todo con la pintura roja de Balduino. Todo lo lleno de rojo: la barandilla de la escalera, pinto bogites a los cuadros, pinto una espiral enorme en la pared, pinto al perro, a la gata... todo lo pinto hasta que tuvo la mala suerte de que el cubo de pintura rojo cayo sobre su cabeza, dejandolo totalmente colorado. Y claro, menuda faena, puesto que un fantasma ha de ser blanco transparente, y no rojo pasion, claro. El fantasmita se puso a llorar desconsoladamente, pero, ¡No problem! Su nuevo amigo Balduino acudio en su ayuda y despues de unos cuantos lavados, volvio a quedar de un blanco impoluto. Y lo que son las cosas, a los animales del lugar les gusto tanto el look del perro y de la gata, que acudieron en masa al palacio a pedir al pequeño fantasma que tambien los pintara. Asi que al final, consiguio hacer un monton de amigos, ¿No es genial?

Tanto me gusto este cuento que responsabilizo de mi amor por la lectura al pequeño y travieso fantasmilla, y aun puedo verlo por ahi, guiñandome un ojo en alguna nube. Y a el le siguieron muchos mas, como Gruñon, el malhumorado cavernicola, siempre enfadado con el bromista mamut peludo, o Supergato, el gato mas duro de la ciudad, entre otros a los que nunca olvidare. Pero si hubo una autora que, por lo surrealista de sus divertidisimas historias, se convirtio en mi preferida, esa fue la austriaca Christine Nöstlinger. Libros como "Konrad, o el niño que salido de un lata de conservas"; "Un enano en la oreja" o "Me importa un comino el Rey Pepino", me hicieron reir muchisimo y me parecieron aventuras llenas de orignalidad e imaginacion. Me lo pasaba genial con ella, y aun sigue publicado libros para niños, que no dudo en recomendaros si teneis hijos porque les van a encantar.


En definitiva, pocas cosas hay en el mundo mas interesantes, estimulantes o divertidas que leer. El amor por la lectura se debe descubrir desde pequeños, y es por eso que creo que los atores de libros infantiles tienen un merito especial, por crear historias entretenidas, a veces aleccionadoras, a veces solo divertidas, para converitr en lectores potenciales a los mas pequeños de la casa. Porque si uno ama los libros desde niño, ya nada le quietara esa pasion en la vida. Tambien merece la pena resaltar que, en la actualidad, estamos viviendo un interesante auge de la literatura juvenil, con historias llenas de accion y fantasias dirigidas a jovenes que son de gran ayuda para marcar su transicion de los libros infantiles a una literatura un poco mas densa y adulta, y engancharlos a la lectura de forma definitiva, haciendo que no pierdan el habito que muchos adquieren en la infancian y abandonan mas tarde. Asi que, lo dicho... todos a leer, que ademas, con el tiempo que nos ha hecho esta Semana Santa, pocas cosas van a sentar mejor que estar en tu sofa con un buen libro como compañia.

2 comentarios:

Ainhoa dijo...

Es verdad, El Barco de Vapor, qué recuerdos de aquellos libros, tuve unos cuantos. Aunque la verdad es que de pequeña, incluso de adolescente, no me gustaba demasiado leer. Hasta que descubrí una saga de fantasía de Javier Negrete, que me descubrió la magia de la lectura :)

Nela dijo...

Feliz día del libro, amiga y como siempre un post estupendo.
Besos
Nela

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...