martes, 30 de abril de 2013

ARQUETIPOS DE MITOLOGIA EN "JUEGO DE TRONOS" (Parte II: Arquetipos Masculinos)

¿Que tal,. gente? Hoy vamos con la segunda parte del especial de arquetipos de dioses y diosas en "Juego de Tronos", en esta ocasión todo va a estar dedicado a los varones. Recopilaremos los enlaces a los análisis de arquetipos masculinos que hice en su día, así como las consideraciones finales para los hombres, y analizaremos brevemente algunos personajes masculinos de la saga. Pero antes, nos detendremos en un par de temas. De entrada, quisiera comentar que, de los dos libros que escribió sobre el tema, la doctora Jean Shinoda Bolen comenzó por el de "Las diosas de cada mujer" y tras publicarlo, se lanzó a la promoción con un ciclo de conferencias. En esas conferencias, a la doctora la abordaban muchos hombres, que consideraban el tema muy interesante, y preguntaban con toda razón... "¿Qué pasa con nosotros?" Es cierto, chicos, ¿qué pasa con vosotros? Es normal que haya ahora tantos temas de psicología y sociales centrados en la mujer, puesto que las mujeres hemos sufrido una fuerte marginación durante casi toda la historia. Es por tanto, razonable hasta cierto punto que exista un poco de discriminación positiva. Pero, amigos de sexo masculino, no hacemos nada si renovamos las ideas sobre la feminidad, sobre el papel de la mujer en la sociedad y buscamos a la diosa perdida... y seguimos funcionando con las mismas ideas de siempre para vosotros. Fueron todos esos motivos los que llevaron a Shinoda Bolen a escribir para vosotros, chicos "Los dioses de cada hombre", y los que ami me han llevado a investigar sobre lo que ya se esta llamando la "Nueva Masculinidad". Si, señores, eso existe. Se trata de hombres que se están reuniendo entre ellos, a veces en la naturaleza, para reflexionar y renovar ideas sobre lo que significa pertenecer al sexo masculino. Se reunen con la mente abierta, recuperando antiguos arquetipos tribales como el Rey, el Mago o el Guerrero. Rechazan toda violencia y promueven la igualdad total de géneros, una paternidad activa y cercana, y la idea de que el hombre no debe rechazar sus sentimientos ni su vulnerabilidad, puesto que tener sentimientos o sentirse vulnerable no significa ser débil. Ante todo esto, ante estos hombres que quieren promover una masculinidad nueva, equilibrada y sana, y huyen de los valores más rancios del patriarcado, yo como mujer, que queréis que os diga, me quito el sombrero. Solo con hombres así, que promueven y defienden ideas más abiertas, se podrá llegar a la verdadera igualdad. Jean Shinoda Bolen, analista jungiana y feminista, defiende a muerte que las ideas machistas hacen tanto daño a nosotras como a vosotros, chicos, así que me alegro de que cada vez haya más hombres conscientes de esto, y que desean una sociedad abierta e igualitaria, donde cada cuál pueda ser lo que quiera, independientemente del género.

Otra cosa que quisiera comentar un poquito rápido es el tema de las divinidades masculinas en el culto a los Siete Dioses en "Juego de Tronos". Ya explicamos, sobre todo para los profanos en la materia, que dicho culto es, de momento, el más extendido en Poniente, el mundo ficticio en el que se desarrolla la saga (aunque el culto monoteísta del Señor de la Luz le gana terreno rápidamente) En esta religión, se adora a siete divinidades. Una de ellas, como explicamos en la primera parte, es ambigua, se le llama "El Desconocido", no tiene sexo ni rostro y representa la Muerte. Las tres divinidades femeninas, ya hablamos de ellas, son la Doncella, la Madre y la Anciana. Ahora entraremos a explicar con un poquito de detenimiento las deidades masculinas. La primera de ellas es el Padre. El Padre representa la autoridad, la disciplina, y el liderazgo de la familia y de la sociedad, que normalmente, ha recaído en los hombres. Y por supuesto y como no, representa la paternidad. El Herrero representa al hombre trabajador, y se encarga de arreglar lo roto y de ganar el pan con el sudor de su frente. El Guerrero es un arquetipo muy denostado por el patriarcado y el machismo, pero ensalzado en la Nueva Masculinidad. Representa obviamente, el luchador el defensor de la familia y del grupo, y encarna principios como la ferocidad en combate, el valor, la lealtad y el compañerismo con otros hombres. A mi lo que más me llama la atención no es el arquetipo de Padre, muy clásico, y que engloba en sí de cara a la clasificación que Shinoda Bolen hace de los dioses varones, tanto a los dioses-padre (arque tipos de líderes y Reyes) como a los que ella llama dioses hijos predilectos o aceptados. Me llama mucho más la atención como George Martin, el autor de "Juego de Tronos"; hace hincapíe en dos arquetipos masculinos, el Herrero y el Guerrero, a los Shinoda Bolen llama los dioses hijos
rechazados. Si embargo, estos dos arquetipos, que representan valores masculinos no siempre muy tenidos en cuenta, son ensalzados por él junto con el Padre, es decir, junto con los valores patriarcales tradicionales en sus aspectos positivos. Comentado este tema, que me parece que tenía cierta relevancia, pasamos ya a recopilar los enlaces, y tras alguna imagen, entramos en materia con los análisis.

DIOSES PADRE I : ZEUS

DIOSES PADRE II : POSEIDON

DIOSES PADRE III : HADES

DIOSES HIJOS ACEPTADOS I : APOLO

DIOSES HIJOS ACEPTADOS II : HERMES

DIOSES HIJOS RECHAZADOS I : ARES

DIOSES HIJOS RECHAZADOS II : HEFESTO

DIOS HIJO AMBIGUO : DIONISIOS

CONSIDERACIONES FINALES (HOMBRES)


Cartel de una asociación sobre la Nueva Masculinidad, en el que se proponen temas como la violencia de género, la paternidad, la sexualidad, la igualdad y muchos otros temas e ideas que interesan a los hombres que participan en estas reuniones. 


Imagen de las estatuas del Padre, el Herrero y el Guerrero, las divinidades masculinas del culto a los Siete en "Juego de Tronos"

PERSONAJES MASCULINOS DE LA SAGA Y SUS DIOSES

TYWIN LANNISTER - ZEUS


El de Zeus es el arquetipo más fuertemente patriarcal y de liderazgo de todo el Olimpo. No es de extrañar, por tanto, que lo encontremos en un hombre que es el cabeza de una de las más destacadas y poderosas casas de todo Poniente. Los orgullosos Lannister de Roca Casterley, cuyo blasón es un león rugiente, cuentan para liderarles con lord Lywin. Sin duda ninguna, se trata de todo un patriarca al más clásico estilo medieval, un hombre que posee el don de Zeus, la Visión del Aguila, la cuál hace de él un frío y eficiente estratega, no carente también de ambición. No podemos dudar de que Tywin busca ver a su familia prosperar, pues todo hombre Zeus aspira a la cima del Olimpo, y tampoco nos sorprende su actitud ni su liderazgo tan implacable, cuando su casa sufrió la negligencia por parte de su padre. Cuando le tocó a él tomar las riendas, Tywin tuvo claro que su familia no volvería a ser el hazmereir de Poniente. Por eso se muestra así, frío y distante, incluso como padre. Quizá su relación sea un poquito más cercana con los mellizos Cersei y Jaime (como la de Zeus lo fue con sus hijos mellizos, Apolo y Artemisa) sin embargo, como el Padre de los Dioses, Tywin también tiene a su Hijo Rechazado, y ese es sin duda, Tyrion. Qué motivos tiene para rechazarle, imaginamos que es una mezcla del hecho de que Tyrion padezca una discapacidad (acondroplasia o enanismo) de su comportamiento a menudo escandaloso (que Tyrion no intenta esconder, a diferencia de sus hermanos, que se esconden para cometer incesto) y del hecho de que la esposa de Tywin, lady Joanna Lannister, falleciera dando a luz al menor de la familia.

BALON GREYJOY - POSEIDON


El caudillo de las Islas del Hierro y cabeza de la casa Greyjoy constituye un Poseidon perfecto. De entrada, gobierna unas islas, siempre cerca del mar, el centro de mandos de esta divinidad, y además el blasón de los Greyjoy es el Kraken, un mostruo marino. Siendo un arquetipo también fuertemente patriarcal, Balon también lidera a su familia de forma implacable, mostrándose duro incluso con sus propios hijos, en especial, con Theon. Theon es el hijo menor y único superviviente de una revuelta que los Greyjoy llevaron a cabo contra los Stark de Invernalia, sus señores, revuelta en la que los dos hijos varones mayores perdieron sus vidas. Balon aún busca vengar esas muertes, pues como buen padre Poseidón, no tolera que nadie castigue a sus vástagos, aunque hayan hecho algún mal por el que hayn podido merecer el castigo. Su toque implacable no llega como el Rayo de Zeus que fulmina desde la distancia, sino con el Tridente que maneja las aguas, es decir, desde las emociones. Temperamental, impredecible y vengativo, en los dominios de Balon Greyjoy se adora además a una divinidad marina de corte muy similar a Poseidón, al que llaman "el Dios Ahogado" Uno de los hermanos de Balon, Aeron "Pelomojado" Greyjoy es sacerdote de dicho dios.

BRAN STARK - HADES


Cuando lo conocimos por primera vez, Brandon Stark, el segundo hijo varón de lord Eddard Stark y lady Catelyn, era un chiquillo travieso al que le encantaba subir trepando a cualquier sitio. Precisamente esa afición, que tanto traía de cabeza a su madre, llevó al pequeño a descubrir a Jaime y Cersei Lannister en pleno incesto, ocultos en una de las torres de Invernalia. Para proteger el secreto, Jaime le empujó de la torre, causando al niño una lesión medular por la que estuvo a punto de perder la vida. Bran se recuperó, pero perdió para siempre el uso de sus piernas. Sin embargo, los Siete Dioses fueron benevolentes, pues no quitaron algo al niño sin darle otra cosa a cambio. La experiencia cercana a la muerte activó en Bran un don que parece rondar en la genética de su familia: el de la verdevidencia. Este don psíquico incluye facultades tales como ver el futuro y el pasado, o entrar en la piel de los animales. Tras la toma y destrucción de Invernalia por parte primero de los Greyjoy, y luego de los Bolton, Bran parte con sus amigos, Jojen y Meera Reed, y con Hodor, el bonachón y gigantón mozo de cuadras que carga con él al no poder caminar. Afrontando numeroso peligros, van en busca del Cuervo de Tres Ojos, un poderoso verdevidente que pueden enseñar a Bran todo lo necesario sobre su don. El pequeño Brandon Stark ha dejado de ser, pues, ese chiquillo alegre y travieso, y se ha convertido en todo un señor del Inconsciente, un Hades capaz de descender a su propio Inframundo y centrarse en su visión subjetiva, para usar sus dones psíquicos esperamos que en beneficio de su familia. 

JAIME LANNISTER - APOLO


La asociación no era nada difícil y no tardó ni un momento en saltar en mi mente. Jaime se nos presenta como un joven apuesto, de aspecto impecable, con su uniforme de la Guardia Real. El hijo primogénito de una poderosa familia, el chico dorado de rubios cabellos y modales intachables. La primera impresión que nos da es la misma que suele dar un hombre Apolo: es un insufrible arrogante y narcisista que sólo se quiere a sí mismo. Poco a poco, vamos conocíendole mejor. Jaime no sólo guarda el vergonzoso secreto del incesto, sino que tampoco ha contado a nadie porqué mató al último rey Tagaryen, Aerys II, el Rey Loco. Por este hecho se ganó su apodo de "Matarreyes", por el que le han llamado durante años, pero muy pocos son los que saben que Jaime vio al Aerys enloquecer delante de sus ojos, y que, cuando lo asesinó fue porque le vio dispuesto a quemar la ciudad de Desembarco del Rey antes que entregarla. Fue una traición sí, pero una traición que de alguna manera, salvó vidas. Demuestra que Jaime tiene su propio sentido de la moral y la justicia, elementos estos que se asocian a Apolo y su Juicio Solar. Quizá no tiene la visión solar profética o de estrategia, y en cuanto a su arrogancia, esta ha evolucionado de forma sorprendente. Cuando Jaime pierde la mano derecha a manos de Vargo Hoat, con ella, siente con traumática fuerza la pérdida de su identidad. Esa fue la mano que asesino a Aerys, labrándole la reputación de perjuro y de Matarreyes. También fue la mano que acariciaba a su hermana durante sus encuentros incestuosos, y la que empujó a Bran Stark desde esa torre para proteger el secreto. Sin su mano de la espada, ¿Quién es el ahora? ¿Es esto acaso un castigo de los dioses, por todo el mal y pecado que cometió con esa mano? Jaime comienza a preguntarse eso mismo, y deja de lado la clásica arrogancia del hombre Apolo para construir una nueva personalidad más serena, madura y humilde. 

ROBERT BARATHEON - ARES


Este fue otro fácil, pues Robert Baratheon encaja en el arquetipo de Ares, dios de la guerra, como un guante en una mano. Se trata de un hombre que reconoce abiertamente estar hecho para dos cosas: hacer la guerra y el amor a las mujeres. Un Guerrero y un Amante, como el dios. La guerra y el sexo son las dos actividades en que Robert siempre se desempeño mejor. Los enemigos lo temían. Las mujeres lo adoraban. Robert es además, leal y fiel como nadie a sus amigos, sobre todo, a su compañero del alma Ned Stark, con quien tantas aventuras vivió. Efusivo, no duda en expresarle a Ned su cariño envolviéndole en un gran abrazo de oso, y riendo con ganas los dos juntos (Ahí entra el Guerrero como compañero y protector de los demás hombres) No importa si él rey: sigue siendo su amigo, más que eso, su hermano. Tampoco duda en ponerse rojo de rabia para expresar su enfado, en acariciar cariñosamente en cabello a los hijitos de Ned, o decir lo guapas que son sus niñas, o en prodigarse en mimos con sus bastardos, fruto de sus numerosos encuentros con todo tipo de mujeres. Es pues, cercano, efusivo, se expresa con su cuerpo, ya sea en el amor o en la guerra, y amigos de sus amigos. No nos extraña que Robert se hundiera bajo el peso de la responsabilidad del Trono de Hierro, y en un matrimonio de conveniencia nada feliz con Cersei Lannister. No nos extraña que se aferrara al vino (el alcohol es frecuente, pero mal compañero de los hombres Ares) y dejara de ser ese Guerrero temible y ese Amante entregado para convertirse en una sombra de lo que fue, desmejorado, obeso y ebrio casi todo el tiempo. Fue triste para él perder al amor de su vida, Lyanna Stark, la bellísima hermana de su gran amigo Ned, y ganar a cambio un Trono para el que no estaba hecho y un matrimonio frío e infeliz. Quizá hubiera sido mejor para él morir en la Rebelión que él mismo lideró contra los Targaryen, cubierto de sangre y gloria, como buen Dios de la Guerra, que no años después, borracho en una cacería, destripado por ese dichoso jabalí.

RENLY BARATHEON - DIONISIOS





El menor de la casa Baratheon parece representar muy bien el arquetipo de hijo ambiguo de Dionisios. Muy querido y protegido por sus hermanos mayores, Renly siempre fue un niño dulce y alegre, que hacía las delicias de las visitas contando algún chiste o cantando una canción. Ser el menor implica estar bastante protegido, como el joven Dionisios lo estuvo por parte de su padre, Zeus. No obstante, a menudo la tendencia de Dionisios de querer beberse la vida hasta las últimas consecuencias le puede llevar a experimentar por ejemplo, con drogas, o en el caso de Renly, a elegir expresar su sexualidad en formas no aceptadas por la sociedad cerrada, tradicional, y patriarcal del mundo medieval en que se desarrolla esta saga. Es por eso que trató de ocultar su homosexualidad, con vistas a que no afectara negativamente a sus aspiraciones al Trono de Hierro, y para ello, se casó con Margaery Tyrell, la hermana de su amante, Loras Tyrell, el "Caballero de las Flores". Ambos llevaban su relación en secreto. Lamentablemente, y como apuntó lady Catelyn Stark, Renly y los suyos eran los Caballeros del Verano, los dulces y tiernos niños de la primavera, a los que la cruda realidad del invierno y la guerra aplastó sin piedad ninguna. A Renly le gustaba disfrutar de los lujos de la vida, y seguro que le habría gustado poder vivir su amor y su sexualidad libremente, pero como muchos hombres Dionisios, se perdió por el camino.

Y con esto concluimos el especial de psicología y mitología aplicado a "Canción de Hielo y Fuego". Espero que os haya resultado interesante y constructivo. Como ya dije, no será la primera ni la última vez que hablemos ni de psicología, ni de mitología ni de esta saga aquí en el blog. Nos vemos pronto. ¡¡Besitossss!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...