martes, 20 de agosto de 2013

ESPECIAL TRUQUITOS DE FANTASÍA Y CIENCIA FICCIÓN (Parte III: Lo sobrenatural, vampiros, hombres lobo, magia y más criaturas)

¿Cómo vamos? ¿Sobrellevando bien este intenso calor de Agosto? Pues espero que al menos, vuestras cabecitas deshidratadas se distraigan del calor volviendo a nuestro especial en cuatro partes, que ya casi vamos acabando, en el afrontaremos en tema de lo sobrenatural. Volverán a pasar por aquí dos criaturas que ya han sido invitadas en este blog más de una vez, y que volverán a serlo de nuevo cuando toque, para no repetirnos tanto. Vampiros y hombres lobo ocupan el lugar de honor cuando de historias sobrenaturales se trata, junto con la magia, los fantasmas y espíritus, y por supuestos, los zombies. Todos ellos, y más, serán tratados brevemente en esta parte del especial. Ya dediqué un monográfico bastante amplio, y por qué no decirlo, creo que muy bien hecho, a los vampiros y hombres lobo, así que antes de nada, igual que hice en alguna otra entrada en que traté el tema, recuperaré los enlaces para los interesados, ya que sé que mi sistema de etiquetas es como para matarme (de nuevo os explico que ese fue el principal motivo por el que puse linkwithin en el blog, ya que facilita el acceso a entradas antiguas, algunas de las cuales considero que me quedaron bastante chulas y que merece la pena que leaís, y también por eso a veces, voy recuperando enlaces por si acaso) En fin, detrás de los enlaces, comenzaremos ya a tratar a vampiros y hombres lobo, y luego ya en otra sección aparte, al resto de criaturas que desfilarán por aquí. Cerraremos el tema con una serie de escenarios en que podemos situar este tipo de historias, ya que los escenarios en este caso so n muy importantes, y algunos detalles finales. Y sin más dilación, vamos al lío:

ENLACES DE LOS ESPECIALES DE VAMPIROS Y HOMBRES LOBO:  

Introducción
Vampiros 1ª parte (mitología)
Vampiros 2ª parte (literatura y cine)
Hombres lobo 1ª parte (mitología)
Hombres lobo 2ª parte (literatura y cine)
Rivalidad

VAMPIROS: 


Todos sabemos más o menos que características debe tener un vampiro: piel pálida, hábitos nocturnos, se alimentan de sangre, son inmortales, mucho más fuertes que un ser humano. Su representación ha pasado, con el tiempo, de monstruo más parecido a un zombie que otra cosa, a un ser que derrocha carisma, sensualidad, y sí, un rollito erótico muy fuerte que a veces no viene mal. Entre sus principales debilidades, destacan la luz solar, el ajo, no se reflejan en los espejos, y se les puede matar sobre todo con estacas de madera, con el fuego, o cortando la cabeza. Lo mejor es que tus vampiros respeten la mitología general, aunque introduzcas cambios. No te cargues lo de la luz solar, es un clásico con demasiada fuerza como para pasarlo por alto, y es lo más distinguible de los vampiros, y ya tenemos suficiente con eso de que los de Crepúsculo brillen al sol. Puedes por supuesto, hacer que tengan maneras de afrontar esa debilidad y salir de día. Esta la magia, como las piezas de joyería hechizada de The Vampire Diaries que llevan todos los vampiros para protegerse del sol. También pueden ayudar la ciencia y la tecnología, hay que recordar que los vampiros modernos son seres elitistas, que tienen sus redes tejidas en cualquier rincón. No es difícil explicar que algunos de ellos se hayan dedicado a la ciencia, y el resultado sea algún tipo de spray o crema, que, aplicado, les protege del sol durante horas, por ejemplo. También puedes hacer algunos cambios sensatos y con explicación coherente dentro de estas fantasías. Por ejemplo, en Moonligth, a los vampiros les afectaba el sol, sí, pero muy lentamente, se deshidrataban despacio antes de sufrir graves quemaduras; y el Drácula clásico, aunque os sorprenda, podía salir de día, pero a la luz del sol no contaba con ninguno de sus poderes sobrenaturales, solo la inmortalidad, y era mucho más vulnerable, y menos fuerte. Leed el libro, o revisar la peli de 1994 de Coppola con Gary Oldman y Winona Ryder. Cualquiera de esas opciones es válida, menos lo de brillar al sol, o poder salir sin más y sin ninguna protección ni explicación coherente. En el resto de las cosas, hay más flexibilidad, varían de versión a versión, como también solía hacerlo el folclore y mitología tradicional sobre vampiros. En algunas ocasiones, la estaca no mata, solamente paraliza, como en Moonligth. En The Vampire Diaries, la planta que podemos usar contra los vampiros no es el ajo, sino la verbena, otra planta que tenía mucha tradición antivampírica. Hay algunas cosas que a mí, lejos de molestarme, me gusta que se eliminen. Me parecen poco prácticas, y además, nos dan margen para que nuestro vampiro diga aquello de "no, eso no es cierto, lo has debido leer en un libro, o ver en alguna película". Una de ellas es el tema del ajo, me da igual que esté, o que tengamos la verbena en su lugar, que además es más difícil de conseguir. Otra es sobre todo, el tema de los espejos. Que no se reflejen en ellos es una enorme desventaja, sobre todo en nuestro mundo de hoy, tan obsesionado con la imagen que hay espejos hasta en los ascensores. A mí que alguien no se reflejara, me haría dar la voz de alarma desde luego, y si hay algo que buscan los vampiros es pasar desapercibidos. Y esto nos lleva al instinto. La hematodipsia o sed de sangre del vampiro es difícil de controlar, sobre todo para los más jóvenes e inexpertos, eso es algo que puedes tener en cuenta para tus historias. Luego, a un vampiro experimentado no le viene mal controlarse un poquito de cuando en cuando, y no lanzarse como una fiera a la primera garganta que ve, cosa que haría que le descubrieran enseguida. Cada cual tiene sus trucos. La sangre de animales puede ayudar, pero en mi opinión, no es bueno abusar de ella. Yo considero que para un vampiro, la sangre de animales, o sintética, si queréis, debería ser algo así como sí tú solo comieras comida de hospital. Te nutre, te da fuerzas e impide que enfermes o mueras... pero no es lo que comerías siempre. Para estar sano y en plenitud de sus fuerzas, el vampiro necesitará sangre humana más tarde o temprano. La de animales te puede sacar del apuro, pero aquí no queremos esa tontada de vampiros vegetarianos, no al menos, permanentemente (mirad como empezó Stefan en The Vampire Diaries, con los animalitos, y como acabó, atracándose de gargantas en plan Jack el Destripador, hasta alcanzar después el sano punto medio con sangre de bolsas de donante, y algún ocasional mordisco no mortal a alguna donante directo en vena) Igualmente, no es estrictamente necesario que un vampiro mate para alimentarse, puede simplemente morder, dar un trago y adiós. Que se controlen un poco esta bien, pero no hasta puntos exagerados como para una permanente alimentación de sangre de animales, o como para ser cirujano (nunca me convencieron estas cosas en Crepúsculo, y sobre todo lo del doctor Cullen... controlarse es una cosa, pero, ¿de verdad creéis que un vampiro tendría tantísimo autocontrol en medio de un quirófano con un paciente abierto en canal, y la sangre manando a borbotones? No es muy lógico, chicos). Finalmente, hablemos del tema de la transformación. Esto también tiene algunas variaciones. Habitualmente, no basta como se cree con un simple mordisco. Lo más común es que debes perder toda tu sangre, e ingerir sangre de vampiro para transformarte. Algunas versiones hablan de que hacen falta tres mordeduras. Puedes escoger la que más te guste, pero yo abogaría por la primera.

Hecha la mitología, debemos ahondar en la personalidad de nuestros vampiros. Ellos, como cualquiera, tienen su historia personal que debemos forjar. Un tema importante es cómo se transformaron. ¿Fue un accidente, un ataque inesperado de un vampiro hambriento? ¿Fue conscientemente, por qué entraron en contacto con alguno y lograron convencerle de que les transformara? ¿Acaso fue por amor? Hay muchos motivos, como podéis ver. Igualmente, nuestro vampiro pudo haber sido haber transformado en cualquier época de la Historia. Si hay alguna época que te guste (el Imperio Romano, la Edad Media, el Renacimiento, la Ilustración, comienzos del siglo XX...) puedes situarlo allí. A mi por ejemplo, me pierde el glamour de la época victoriana, a finales del siglo XIX. Pero puedes ir a donde quieras con el origen de tu vampiro, y si no te llama la atención ninguna época en concreto, busca una al azar e investiga un poco (leer algo de historia no te hará daño) Finalmente, cada vampiro o vampiresa podrá tener su historia y su manera de ser. Puedes tener un vampiro aristocrático, elegante e impecablemente británico como Hal de Being Human, sarcástico y sensual como Damon en The Vampire Diaries, o atormentado como Louis en Entrevista con el vampiro. Puedes tener una vampiresa pizpiereta, sexy e inteligente como Katherine en The Vampire Diaries, o más controlada, y un poquito pija como Caroline, de la misma serie. Es cuestión de imaginar y de crear. 

HOMBRES LOBO: 


También son muy conocidas las características tradicionales del licántropo: habitualmente, son personas normales, que se transforman en bestias con la luna llena. Son feroces, difíciles de detener, pero pueden ser heridos o incluso morir por causa de la plata, en cuchillo o en forma de bala. También existe una planta, el acónito, que se dice que es tóxica para ellos, y que nos puede ayudar a detenerles. Solamente la salida del sol tras la luna llena puede devolver al hombre lobo su forma humana, no hay otra forma de hacerlo. En cuanto a la transformación se decía que el séptimo hijo varón sería hombre lobo, te puedes transformar si te muerden, que es lo más habitual, pero está surgiendo una nueva corriente que apuesta más por una versión genética, algún tipo de gen licántropo que se encuentre en una familia y pase de generación en generación.
Aquí también tenemos mitologías que respetar, y cosas que se pueden flexibilizar y cambiar. De entrada, yo aconsejo respetar en tema de que solo se transformen con la luna llena. Les hace más vulnerables, más especiales, y les da la oportunidad de ser humanos el resto de tiempo, mucho más que el vampiro, o que cualquier otra criatura. Aunque en muchos casos, el licántropo en su forma humana conserva algunos pequeños dones sobrenaturales. Son sensiblemente más fuertes y ágiles que cualquier ser humano, y sus sentidos son más agudos, y estos síntomas aumentan ante la llegada de la luna llena. Esto puedes mantenerlo, o eliminarlo, va al gusto, no me parece totalmente obligatorio, aunque a mí es una opción que me gusta. Lo que sin duda seguiría mantenido es lo de la plata y el acónito como debilidades que podemos utilizar contra ellos, son clásicos que siempre han estado ahí. Una cosa que me escama mucho, y que no me gusta nada ver por ejemplo en Teen Wolf, o en Being Human, es el tema de las transformaciones a medias. Me gustan las dos series, siendo la inglesa Being Human bastante mejor que Teen Wolf, pero siempre he sido más partidaria de que se conviertan el lobos completamente, al estilo de The Vampire Diaries, o Crepúsculo (pero solo en las lunas llenas, y sí... creo que Crepúsculo representó un poquito mejor a los licántropos que a los vampiros, dentro de que no es una gran historia, desde luego). También me gusta que estas dos versiones usen el tema genético en lugar del tema mordedura. Me convence más porque traza otra línea de división entre hombres lobo y vampiros. Los vampiros, al estar no muertos, necesitan morder para convertir más vampiros. Pero el licántropo es de sangre más caliente, esta vivo, y es mucho más humano... opto porque tengan el gen, y necesiten reproducirse a la manera tradicional para transmitirlo. Eso sí, eliminaría del todo ese concepto de Crepúsculo de la imprimación, que no me gusta demasiado. Se enamorarían, y como todo el mundo, a veces la cosa no saldría bien, y otras veces, pues tendrían suerte y encontrarían a la pareja adecuada. Esto como siempre es cuestión de gustos. Si prefieres lo de la mordedura, adelante con ello. O puedes optar porque haya hombres lobo de ambos tipos, nacidos con la genética, y mordidos, y que eso de lugar a distintas castas entre ellos (siendo los genéticos los lobos alpha o superiores). Creo que esta es la opción de la autora blogera Galena en su historia Solo Lobos, aunque no estoy 100% segura, pero creo que sí, aunque ella no tiene castas, sino una manada de protagonistas, y una heroína humana que les ayuda. Hablando de manadas, es natural que los licántropos las formen. En toda manada debe haber un Alpha, un líder que ponga orden y dirija el tema. Cómo se le distinga es cosa tuya, pero yo apostaría por el lobo más fuerte y experimentado, como en las manadas de lobos reales. Igualmente, precisamente por emulación de las manadas de lobos, la posición de Alpha no debería ser, a mi modo de ver, hereditaria de padre a hijo. Un lobo más joven puede llagar y retar al Alpha por la supremacía, y si lo logra, quedarse con su puesto, pero sí no... malo malo, me temo. Por supuesto también puedes optar por un lobo solitario en lugar de una manada.

Y finalizada aquí también la parte de mitología, llegamos a lo demás. ¿Qué podemos decir aquí? Si tienes una manada, sería conveniente contar un poco su historia, cómo se formó, quién es su líder, cómo son las relaciones entre sus miembros. Sería bueno saber cosa cómo sí alguien planea rebelarse contra el Alpha, o si tienen rivales tales cómo otra manada, o vampiros que anden cerca. También definir sus relaciones con los humanos: amigos, parejas, compañeros de trabajo y todo eso, ya que los hombres lobo son más sencillos y sociables que los elitistas vampiros. En cuanto a personalidades, de nuevo, variedad. Puedes tener un lobo Alpha serio y leal como Derek de Teen Wolf, o un joven lobezno como Scott MacHal, el prota de esta serie. Puedes hacer un lobo tímido y familiar como George de Being Human, una loba que defiende ferozmente a su familia como Nina, su compañera, o una sexy como Jessica en Teen Wolf, o una lobita tímida y solitaria como Leah Clearwater en Crepúsculo, cuyo concepto de ser la única hembra en una manda de machos me gustó, aunque como siempre, no lo explotó bien la autora en pos del romanticismo. También puede haber clanes lobunos enteros, como los Lockwood en The Vampire Diaries. 

Cerramos el capítulo comentando que, como siempre, estas dos criaturas suelen andar a la gresca, y sus relaciones con humanos, sean del tipo que sean (amistades, pareja...) no suelen acabar muy felizmente, por un motivo o por otro. Por supuesto que sus caminos se cruzan con los nuestros, y entre ellos, pero siempre para crear situaciones de conflicto, acción, o romances que den lugar a una historia completa. También estaría el apartado de los híbridos, que es algo muy nuevo, visto en Underworld y el The Vampire Diaries con Klaus. Tiene sus propias normas que hay que definir, pero como no están muy hechas, desaconsejo que metáis híbridos y os centréis más en crear vampiros y hombres lobos complejos e interesantes. 

OTRAS CRIATURAS:

ESPÍRITUS Y FANTASMAS: 


Lo que hay más allá de la muerte siempre ha fascinado al ser humano, y por tanto, espíritus y fantasmas han protagonizado nuestras historias desde tiempos muy tempranos de la humanidad. Las historias de fantasmas cuentas con un público leal y amplio al que dirigirse, y pueden ser una buena mezcla de muchos elementos interesantes a tener en cuenta, pero eso no lo trataremos aquí. Aquí hablaremos brevemente de lo que necesitamos para crear una chula historia de este tipo. De entrada, las leyendas urbanas pueden ser una buena base sobre la que empezar. Y no, no hablo de la muerta de la curva, ni de la casa construida sobre un viejo cementerio indio, que eso ya esta todo muy visto. Pero si buscas, seguro que puedes encontrar alguna poco conocida e interesante en la que inspirarte. Luego, vamos a necesitar un escenario donde tenga lugar nuestra historia, pero eso lo trataremos más abajo. Otra cosa necesaria es un personaje que ejerza de vínculo entre el Más Allá y el Más Acá. vamos, alguien que pueda ver u oír a nuestros espíritus. Pensemos en alguien como Melinda, la protagonista de la serie Entre fantasmas, o en Alison duBois, la prota de la serie Medium. Ambas poseen facultades psíquicas que les permiten conectar con ese otro mundo que los demás no vemos. Es habitual que los personajes así sean mujeres o niños. A las mujeres siempre se nos ha atribuido mayor sensibilidad e intuición, y siempre se dice de los niños que pueden ver cosas que los adultos ya no percibimos (cosa que tiene su base científica, pues el cerebro de los niños tiene mayor plasticidad y más conexiones neuronales que el cerebro adulto, después de todo, necesitan tenerlo a tope para aprenderlo todo sobre el mundo que les rodea) Pero nada impide que, si quieres, el personaje que pueda ver a los espíritus en tu historia sea un hombre, por qué no (paridad ante todo y en todo, gente) También ocurre a veces que, en lugar de nacer con esa capacidad, el personaje capaz de percibir a los fantasmas la adquiera después de una experiencia cercana a la muerte, como un accidente, o haber estado a punto a ahogarse, o algo similar, a lo que sobreviviera, pero regresara con ese poder. Y por último, no debemos olvidar que, igual que el nuestro, y que tantos otros, aunque sea de fantasía, este mundo etéreo de fantasmas tiene sus normas y sus reglas. De entrada, eres tú quien decide si los espíritus son malignos o buenos, si desean atacar, poseer a alguien, ayudar, o si simplemente, tienen algún mensaje que dar, ya se a aun ser querido que sigue vivo o al medium o psíquico a modo de advertencia. Luego, es inevitable que, en este tema, nos apoyemos en conceptos religiosos de tipo cristiano como el Cielo, el Infierno o el Purgatorio. Está bien usarlos, pero con cuidado, no vayamos a topar con la Iglesia, con lo sensible que es y lo rápido que se ofende. 

BRUJAS, BRUJOS Y MAGIA: 


La magia es otro elemento muy común en las historias de fantasía, aunque debo reconocer que no es ni el que más me atrae, ni el que mejor conozco. Sin embargo, si sé algunas cosas que pueden ser de utilidad. Para empezar, de nuevo entramos en el concepto de normas y control. Tanto si ejercen la magia por su cuenta, como las hermanas Haliwell en la serie de Embrujadas, como si la aprenden el alguna institución, como el colegio de magia de Hogwarts donde estudian Harry Potter y sus amigos, los practicantes de la magia siempre están sujetos a reglas más altas que ellos mismos. Siempre hay alguna autoridad que les controle, y que dicte para qué se puede usar o no la magia. En el caso de las embrujadas, su poder de tres estaba controlado por los Ancianos desde el Cielos, y estos eran guardianes del bien y cuidaban de que las jóvenes brujas usaran su poderes para destruir a demonios y otros seres malignos, y para defender a inocentes. Y ni que decir tiene que los jóvenes alumnos de Howgarts están sometidos en primera instancia, a la autoridad de sus padres y profesores (al menos, hasta ser mayores de edad y completar sus estudios de magia) y el colegio a su vez, está sometido a la autoridad del Ministerio de Magia, ni mucho no me equivoco (fans de Harry Potter sois libres de corregirme si esto no es exactamente cierto) Y no olvidemos tampoco que la autoridad se puede desafiar. Aquí entramos en el tema de la magia blanca o la magia negra. Yo más bien apuesto porque el bien o el mal no estén en la magia en sí, sino en el interior de quien la practica, y sobre todo, en las intenciones Si la intención es buena, entonces, la magia es buena, pero si la intención es hacer daño... eso es magia negra, amigos, y lo habitual es que, por cuestiones de equilibrio, se vuelva contra uno como un boomerang. Así es todo menos maniqueísta, pero si quieres simplicar la cosa, puedes dividir claramente a tus brujos y brujas en malos y buenos. Y ya hemos dado con otro concepto importante: el equilibrio. No debemos olvidar que lo que hoy consideramos magia y brujería, en realidad son rituales antiguos y paganos, ritos de energía demonizados por el auge del cristianismo en la Edad Media. Por eso en The Vampire Diaries se hartan de decirnos, con Bonnie Bennet, que las brujas son las guardianas del equilibrio de la naturaleza, y que de esta obtienen su poder. Y hablamos en femenino porque este suele ser el sexo que predomina en estos temas, ya sabéis, por aquello de la intuición femenina, y de que las mujeres sonos un poquito brujas, los prejuicios habituales. Puedes seguir con la tradición, y crear un matriarcado de poderosas brujas como las Haliwell de Embrujadas, o las Bennet de The Vampire Diaries, o romperlo y que los varones también entren en la magia, oye, que aquí hay sitio para todos. Comentar también que podemos tener un solo personaje que conozca la magia, o todo un aquelarre de ellos, dependiendo de las necesidades de nuestra historia. Y como último comentario, dos cosas: una, precisamente por el tema del paganismo, que hoy día mucha gente vuelve a practicar como rito, ojito a cómo presentamos las cosas, y respeto. Y la otra ya es una puntualización personal: en la serie inglesa de Being Human, se hablaba de una tríada sobrenatural, formada por vampiro, hombre lobo, y fantasma... por el tema del equilibrio entre las dos especies enfrentadas, yo habría preferido una bruja completando el trío que un espíritu, pero bueno. Ahí lo dejo, por si a alguien le apetece revisar esta idea y comenzar con algo, aunque sea un fanfiction de la serie si la conocéis.

ZOMBIES: 


.Nada como un buen Apocalipsis zombie para currarnos una historia chula de ciencia-ficción, ¿verdad? Es mucho lo que se le puede sacar, pero de entrada, pongamos unos zombies como George Romero manda, y dejémonos de tonterías. Estos deben ser feos, muy feos, y estar cuanto más podridos, mejor. El que se caiga a trozos y sea más asquerosos, gana. Deben ser lentos de movimientos y no muy espabilados de mollera, fáciles de matar de uno en uno, pero letales por necesidad en hordas. Se aletargan cuando todo esta tranquilo, pero despiertan si algo potencialmente comestible pasa a su lado. Un punto muy importante es el del origen de la plaga. Yo personalmente prefiero que sea un misterio que no se llegue a resolver, pero si prefieres un origen concreto y una explicación, los causantes habituales suelen ser virus o bacterias fruto de experimentos poco responsables, mutaciones genéticas o algún agente infeccioso como un hongo o algo similar, que se extiende con gran rapidez con solo un mordisco o arañazo (¡¡Atención, muy importante, esto no se debería cambiar!!) y que acaba con todo rastro de civilización en apenas unos días. Y no suele tener cura, al menos, yo no lo haría. La existencia de una cura me parece que va contra la esencia misma de este tipo de género, al menos, de una que vuelva a convertir a los zombies en personas, eso seguro. Pero allá tú si quieres ser tan benévolo de ponerla. Algún tipo de vacuna es permisible, a mi juicio, pero no debe ser nunca fácil de conseguir. Finalmente, tenemos que crear nuestro grupo de supervivientes. El mejor ejemplo en que fijarse es, como no, The Walking Dead. Es esta serie vemos a supervivientes de todas las edades, mayores como Dale o Hershel, adultos como Rick, Lori, Shane, Maggie, Glenn, Daryll ,Michonne o Tyresse, y adolescentes o niños como Carl, Beth o Sophia. Cada uno de ellos sabe manejar un arma: Rick el hacha y las armas de fuego, Michonne la espada, Tyresse su martillo, Daryll la ballesta... y cada uno de ellos aporta algo distinto al grupo. Rick es el líder, Daryll y Michonne son duros y supervivientes, Hershel el consejero y voz de la razón... así que ya sabes, igual que dijimos con el grupo de superheroes, aquí también lo mejor es que sean todos diferentes y muy muy variados. 

ÁNGELES Y DEMONIOS: 


Estos dos seres de tan fuerte mitología en el pensamiento cristiano gozan actualmente de una gran popularidad en las novelas juveniles de romances sobrenaturales. Tanto es así, que hace nada algunos se preguntaban si no desbancarían a los vampiros y hombres lobo de su eterno trono. No soy una gran experta en ellos, ni creo que muchas de esas sagas juveniles en las que aparecen sean muy buenas, no sé, quizá alguna sí. No he encontrado de momento ninguna que me atraiga lo suficiente como para leerla (podéis recomendar si queréis, a ver si me animo) No obstante, algo podremos decir. De entrada, entre los demonios, tenemos a súcubos (mujeres) e íncubos (varones) que se aparean con humanos mientras duermen para engendrar más de su clase. También tenemos a los nefilim, hijos de Lilith, y percursores como los otros de los vampiros. Son demonios obsesionados con la carne y la sangre humanas, y el sexo, claro, y protagonistas absolutos de la blognovela de Karmer, la Hora Sexta, que esta genial, así como también de mucha literatura juvenil. Y luego tenemos ángeles... no sé, ángeles guardianes me imagino, protectores al estilo de Leo de Embrujadas, o un poco más guerreros como presenta la Biblia a los Arcángeles. Y es que aquí la religión va a estar muy presente, así que, de nuevo, cuidadito. Por último, recordaros que ángeles y demonios están supeditados como siempre a una autoridad mayor. En este caso, imaginamos que los ángeles obedecederán las órdenes de Dios, y los demonios, las de Satanás. Podemos mencionarlos, pero como hemos dicho, cuidado... es mejor que los jefazos en este caso permanezcan en un discreto segundo plano, para no herir sensibilidades religiosas. No obstante, teniendo en cuenta que la autoridad se puede desafiar (el mismo Lucífer fue un Angel caído, ¿verdad?) y como defiendo la libertad de expresión, la imagen no está elegida al azar. Podemos mezclar los valores morales de ángeles y demonios, y hacerlos más complejos, creando angelitos sin halo que se rebelan, hartos de ser buenos, o demonios que se cansaron del mal y buscan la redención. La elección es vuestra. Relaciones con el mundo mortal y los humanos, también incluidas (amistades, romances... )

CAZADORES: 


Si, señor, cazadores. Entre tanto monstruo y bicho sobrenatural, alguien tiene que poner un poquito de orden. Nuestro cazador, o cazadora, puede ser alguien que vaya en solitario, o también puede haber un grupo de ellos, incluso un clan o una familia, como los Argent de Teen Wolf, . En The Vampire Diaries vimos que pueden tener sus propias normas y mitología, cuando Jeremy se convirtió en uno de ellos. Pero eso no es estrictamente necesario, a menos que sean los absolutos protagonistas de tu historia. Lo que si van a necesitar es un arsenal a la altura de lo que cazan, ya sabéis, estacas de madera, linternas ultravioleta y ajo o verbena para los vampiros, balas de plata y acónito para los licántropos, sal para espíritus y demonios... toda esa clase de cosas, además de armas mas tradicionales, un duro entrenamiento físico y mental, y una férrea disciplina. También, algún tipo de motivación que les de un poquito de profundidad, para que no queden como personajes planos que solo quieren cazar a los seres sobrenaturales. Suele ser habitual que hayan perdido a algún ser querido a manos de algún ser sobrenatural, y que así empezaran su cruzada solitaria de venganza o se unieran a un grupo; o bien, que no pueden salirse de ese grupo, o de su familia, aunque quizá quisieran hacerlo. Los cazadores pueden estar especializados en un solo tipo de criatura, como vampiros en el caso de Van Helsing, hombres lobo para los Argent (Argent significa plata en francés, por si no lo sabíais). O bien pueden ser como los dos jóvenes de la imagen, los hermanos Winchester, protagonistas de Sobrenatural, serie que no he visto, lo admito, salvo algún trocito suelto en televisión, pero en la que estos los hermanos, Dean y Sam, dan caza a todo tipo de criaturas que no son de nuestro mundo. No sé si me animaré a verla algún día, tiene demasiadas temporadas y yo muchas otras series que ver y cosas que hacer. Para terminar, decir que, si no son los absolutos protas, los cazadores pueden ser una buena excusa para juntar por ejemplo, a vampiros y hombres lobo en un frente común si uno quiere, o para introducir algún inesperado cambio de bando de alguno de ellos, al ver a las criaturas que caza de otro modo, y algún romance prohibido, porque no. Y si no quieres nada de eso, y quieres que ellos sean los malos, adelante. En cualquier caso, la presencia de cazadores garantiza acción y drama, dos buenos elementos para cualquier historia de este género.

CRIATURAS INVENTADAS: 

¿Y quien dice que no? Con algo de imaginación, y teniendo en cuenta que necesitarás una coherencia y unas normas para definir su mitología, si así quieres puedes inventar tu propia criatura sobrenatural, inspirada un poco en esta, o en lo que tú quieras. La mitología y leyendas del mundo puede ser un buen sitio por el que empezar a buscar inspiración. Así que, si quieres, puedes, ya sabes. 

ESCENARIOS Y OTROS DETALLES: 






El mejor escenario para una buena historia sobrenatural es el de un pueblo pequeño, aparentemente tranquilo, pero que, en realidad, sea una zona altamente energética que atraiga a todo tipo de criaturas, las que a ti te interesen, espíritus, vampiros y hombres lobo, o es una zona ideal para practicar la magia por su poderosa energía, así que hay brujos y brujas. Para una historia de fantasmas, nada mejor que una buena casa encantada, aunque es un pelín típico tambien. Para el Apocalipsis zombie, nada mejor que mostrar las consecuencias entre las ruinas de lo que una vez fuera una orgullosa urbe (Nota mental: no, aunque se empeñen los americanos y hasta yo haya puesto una foto, Nueva York no es el centro del Universo, este es mucho más grande. Y si ocurriera un Apocalipsis zombie, seguro que también llegaba a tu ciudad, que te pilla más cerca y la conoces mejor... ¿se capta la indirecta?) Puede que queramos llevar a nuestros personajes a la gran ciudad, y desarrollar nuestra historia allí, con una ciudad enorme llena de rascacielos... y vampiros, hombres lobo, demonios... en fin, toda la banda. O una buena idea para la magia es decantarse por alguna institución de tipo académico como el colegio Howgarts... eso, o la otra opción es un instituto normal y corriente, de ambiente adolescente, donde, de repente, todos los alumnos no son lo que parece, sino que resultan ser criaturas sobrenaturales. Ya, sí, suena a Monster High, pero podemos darle un aire menos de dibujo animado y más maduro, ¿Una Universidad en lugar de un Instituto? Todo vale. Pero ya sabéis, es importante mantener las normas y la coherencia, y ampliar nuestras historias con personajes secundarios, y elementos que las enriquezcan. Ya hemos hablado un poquito de esto, y lo veremos con más detenimiento en la última parte del especial, la de consejos finales. ¡¡Nos vemos pronto!!

1 comentario:

Doc Wotefak dijo...

Muy interesante y completo articulo. Creo que existen todas estas criaturas pero descrto lo magico y sobrenatural. Desde mi punto de vista:
-VAMPIROS: gente que absorve las riquezas de los demas.
-HOMBRES LOBO: personas con mucho pelo en el pecho.
-ESPÍRITUS Y FANTASMAS: son ramitas que se mueven con el viento y como esta muy obscuro nos imaginamos que nos acecha algun espectro.
-BRUJAS, BRUJOS Y MAGIA: hombres y mujeres que hacen chistes incomodos y no los mandas a la mierda por que te hacen un poder mas fuerte.
-ZOMBIES: borrachos y drogadictos y algunos que no descanzan bien en la noche.
-ÁNGELES: persona que te da placeres.
-DEMONIOS: persona que te da problemas.
-CAZADORES: hobres que van a las discotecas.
Espero haber sido humoristicamente claro!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...