lunes, 28 de octubre de 2013

TOP TEN AMIGOS Y COMPAÑEROS (PARTE II)

Seguimos con el último ranking que hemos abierto en el blog, dedicado a la amistad en la ficción. Y amistad, sin duda, para muchos, quiere decir esta serie. Friends fue una de las sitcoms más exitosas de todos los tiempos, y su gracia no solo estuvo en un elenco de actores estupendos (cuyo caché, todo sea dicho, engordaba considerablemente cada temporada) sino también, en la amistad. La gente se sentía identificada con las aventuras y desventuras de este grupo de amigos, viendo cosas que a ellos les pasaban con los suyos. El romance tenía también bastante importancia en la serie, pero sin duda, la amistad de estos seis era la gran clave y el secreto de su éxito. Todos recordamos las largas charlas de chicas de Mónica y Rachel, las divertidas locuras de Phoebe (uno de los personajes más geniales de la televisión internacional, con permiso ahora, de dos grandes como son Sheldon Cooper de The Big Bang Theory y Barney Stigson de Cómo conocí a vuestra madre, dos grandes sitcoms que no creo que hubieran existido sin Friends) También recordamos las cosas que pasaban ese piso de solteros de Joey y Chandler, una auténtica jaula de grillos, o Ross... bueno, era Ross, y a menudo tenía la suerte del Chapulín Colorado, sobre todo con las mujeres y sus matrimonios, así que, al final, todos nos alegramos de que terminara felizmente con Rachel, después de haber dado tantas vueltas.

Friends era una serie divertida, simpática, que nos hablaba de los lazos de amistad que unían a estas seis personas tan distintas en una etapa de la vida en que iban abandonando su juventud y entrando en la serenidad de la madurez. Reimos con ellos y las cosas divertidas que les pasaban, les vimos pasar problemas en el trabajo, amores y desamores. Queríamos que Ross y Rachel tuvieran ese final feliz que tanto deseaban, y que Mónica y Chandler fueran padres como tanto querían, y nos alegramos cuando eso sucedió. Al final, todos quisimos tomarnos ese último café con ellos que Rachel tanto pedía. Porque el gran secreto de la serie era que los protagonistas de Friends eran ya como nuestro propio grupo de amigos, y pasábamos muchos buenos ratos con ellos. Friends sentó las bases de la sitcom más moderna, incluso aquí, en España, con la genial Siete Vidas (parece mentira que Aida sea un spin-off, aunque en sus comienzos no estaba tan mal, la decadencia de las series españolas puede llegar a límites insospechados) Ross, Joey, Chandler, Monica, Rachel y Phoebe quedaron para siempre en un rincón de nuestros corazoncitos, incluso los actores que los interpreraban quedaron unidos para siempre por la amistad. Y siempre que volvamos a ver la serie, volveremos a reir con sus historias, y a emocionarnos con ellas.



Y con este terminamos por hoy. No puedo contaros nada de la quedada de Inglés porque, como soy así de boba, me confundí de número de la calle en que esta la academia, y me fui a la otra punta. Ya iba tarde, y para cuando quise llegar, se habían ido a otro sitio. Pero no importa, suelen hacerlo de cuando en cuando, y ya me enteraré de cuando es la siguiente para unirme. Ya os contaré más cosas. Hay que celebrar un poco Halloween, y tengo más cosillas pendientes para el blog. ¡¡Nos vemos pronto!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...