martes, 31 de diciembre de 2013

¡¡FELIZ 2014!!

Y ya llegamos a ese momento una vez más, amigos y amigas. Despedimos un año y damos la bienvenida a uno nuevo. Mi gran deseo para todos en este cambio de año, es que tengáis la mejor salida y entrada posible. Que el cambio de año lo celebréis con todos aquellos a los que amáis y juntos os lo paséis muy pero que muy requetebien, ya sea en familia o con amigos. Y si os vais a desplazar en coche, lo de siempre, muchísimo cuidadito, no empecemos el año con un disgusto. Si vais a una de esas macrofiestas, igual, pasadlo muy bien y tened cuidado. Espero que entréis en el año con buen pie, y que 2014 este lleno de lo mejor y solo lo mejor. Os deseo que se hagan realidad todos esos deseos y sueños que tenéis, que os acompañen la suerte, el amor, la familia, los amigos... y el trabajo y el dinero, muy en especial a los que ahora no tengáis. Corren tiempos complicados, eso esta claro. En estos últimos dos años, hemos visto no solo como caía la economía de este país, sino cómo hemos retrocedido enormemente en derechos y libertades. Por eso, 2014 debe ser un año de inflexión, en el que sigamos luchando por todo lo que importa, no  nos dejemos amedrentar, seamos solidarios, y en el que, con suerte, las cosas mejoren. Espero que sea un año mucho mejor que los que llevamos viviendo. No sé por qué, a pesar de todo lo que esta pasando, y de que mi situación personal, aunque, afortunadamente, no es tan dura como la de la de otras personas, tampoco es como para tirar cohetes, me siento por primera vez optimista y positiva con este año. Siento que traerá cambios mejores, aunque por supuesto, no todo será de color de rosa.

En lo personal, ya comentaba por Facebook, 2013 ha sido para mí un año creo de transición. Comenzó con poca actividad, y muy baja o nula energía positiva, y fue aumentando poco a poco. Empecé sin trabajo, y con tan solo clases particulares con dos alumnas un día a la semana (tenía otro alumno, adulto, que canceló tras las fiestas, por motivos de trabajo) Pasados los exámenes de febrero detecté que mi nivel de actividad y de buen rollo estaba bajo mínimos, y decidí que era hora de hacer algo al respecto. Apuntarme unos meses a ese taller de teatro en inglés ayudó bastante, y pensé que tenía la ocasión de que la segunda mitad del año fuera mucho, mucho mejor de la primera. Llegó el verano, y tomé decisiones. Animé mi vida social empezando a quedar más con Ismael y el resto de la pandilla, después de que él me hubiera estado insistiendo mucho tiempo en que me lo pasaría bien con ellos. He conocido mejor a los chicos, a Oscar, Miguel y compañía, y he descubierto que son tan frikis como yo. Con ellos, me he reconciliado con ese lado de mi misma, el único capaz de aunar a la niña que soy con la adulta, y hemos pasado ratos estupendos jugando a juegos, o tomando algo en el Escudo, o en el Ya te Digo. En verano, hice también el curso de corrección el Cálamo & Cran, del que creo que os hablé, y al que espero sacar partido. Y estoy tomando decisiones importantes para controlar mi propia vida como quiero: hace tiempo que cerré la cuenta del Banco Santander que abrió mi padre cuando tuve edad para ella, y abrí mi propia cuenta en la Caixa, en la que podéis imaginar, no hay mucho dinero, pero hey, es totalmente mía. También tramité en el mes de julio mi discapacidad debido al Síndrome de Turner que padezco. Recibí respuesta negativa en octubre (gracias por nada, Comunidad de Madrid) y he pasado el mes de Noviembre con las mañanas liadas entre papeleos y más papeleos para hacer la pertinente reclamación. Además de eso, desde el otoño, estoy liada con bastantes clases. De las dos alumnas del año pasado, hermanas, sigo con la pequeña, y tengo de alumna a otra amiguita del mismo cole, más a otro chico más mayor, así que ya son tres. En eso, la cosa ha mejorado, y si unimos a estas clases las de alemán a las que me he apuntado, y el taller de escritura, pues estoy la verdad bastante ocupada y contenta de ello. Y los fines de semana, he estado saliendo bastante últimamente, partidas de rol, cines, ponerse las botas en el Escudo, conciertos de 30 Días (el grupo del que os hablaba hace muy poco) En fin, creo que estoy contenta con como esta mi vida ahora. Solo me falta un trabajo y mi propia independencia económica. No ha sido un mal año. En 2014, espero que al fin me den la discapacidad. Espero tener ese trabajo que sigo intentando buscar de todas las maneras que se me ocurren, y sobre todo, con esfuerzo y un poco de suerte, quizá este sea el año en que termine mi carrera en la UNED y por fin os cuente que soy licenciada (que pesada, mil años para acabar) Así que a ver que pasa en este año que se nos avecina.


En fin, lo dicho: os deseo a todos un Feliz Año Nuevo, y un 2014 cargado de sueños, de los mejores deseos, de mucho amor y diversión, trabajo y dinero, y sobre todo, de toneladas de buen rollo y energía positiva para que podáis con todo lo que este nuevo año os ponga por delante. Espero que os vaya genial en 2014, y aquí seguiremos, viéndonos en este humilde blog. ¡¡Muchos besos y pasadlo muy muy bien!! ¡¡FELIZ 2014!!

1 comentario:

Kramer dijo...

Que pases un muy buen fin de año, Nerea, y que comiences mejor aún el 2014!
Besazo y abrazo trasatlántico!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...