jueves, 10 de junio de 2010

EL VALOR DE LA PALABRA



Hoy nos despertamos con una mala noticia politica: las negociaciones entre el gobierno, los sindicatos y la patronal para la tan necesaria reforma laboral han fracasado de nuevo. Esa reforma es necesaria, y en eso es en lo unico en lo que todos estamos de acuerdo. Es triste que quienes tienen qu ehacer algo al respecto, sean incapaces de hacer nada de nada para arreglar un poco las cosas. Al final, parece que el gobierno tendra que aprobrar su propia reforma en solitario. Y eso no puede ser bueno, por mas que se pretenda. Y esto lo dice una votante socialista que no tiene las mas minimas ganas de votar a la derecha, por supuesto.

Mucho se ha hablado en estos dias sobre esa reforma, sobre el dialogo que debia precederla. Con esta entrada, yo quisiera romper una lanza a favor precisamente del dialogo, de la palabra. Porque dar un puñetazo sobre la mesa o recurrir a imponerse, no es la forma de hacer las cosas. Porque nuestra sociedad parece haber olvidado lo importante que es intentar comunicarse, entenderse, usar la PALABRA no como arma, sino mucho mejor como herramienta para construir todo aquello que deseamos.

"En el principio, era la palabra" dice el Genesis. Y no, no soy religiosa, no tengo una Biblia en mi casa y jamas he leido una. Tampoco creo en absoluto en el Creacionismo, en los tiempos que corren, es ingenuo cuanto menos pensar que nadie pudiera crear nuestro mundo asi, como asi, de la nada. Lo que si veo aqui es una hermosa metafora sobre el poder creador de la palabra, algo en lo que si creo. Y lo mas hermoso de todo es pensar que ese poder no es cosa de un dios lejano que este en los cielos, ese poder, esa capacidad, esta en todos nosotros. Con palabras, podemos hacer saber a otros nuestros sentimientos, nuestros pensamientos mas profundos. Podemos sacar fuera todo lo que hay en nuestro interior. Tambien podemos enterarnos de que es lo que hay dentro de los demas, y descubrir que seguramente, ahi hay sentimientos, ideas y formas de ver las cosas muy distintas o puede que opuestas a las nuestras. Pero, de nuevo con palabras, podemos iniciar el debate, el dialogo, generar consenso y acuerdo y construir la sociedad que queremos. Con palabras, podemos estar informados de lo que pasa, podemos adquirir informacion y conocimiento, podemos formarnos una opinion y compartirla, contrastarla con los demas. Con palabras se puede crear poesia, crear tambien historias de todo tipo, historias que comuniquen, que inspiren, que aleccionen, o simplemente, mundos de fantasia que entretengan.

Con la adquisicion del lenguaje escrito, la Humanidad empezo a contar su Historia. Y todo conocimiento que queramos adquirir pasa primero, por las palabras. ¿O acaso leer y escribir no es lo primero que nos enseñan en la escuela? Socrates aseguraba que la verdadera Sabidura nace del dialogo, del debate vivo; defendia que solo hablando, discutiendo, surge entonces esa virtud del punto medio que el tanto valoraba, y que no es mas que el acuerdo constructivo. El lenguaje nos diferencia de los demas seres vivos con los que compartimos el planeta hasta un punto en el que no podemos imaginar. La palabra, como dice esa frase de la Biblia, es el principio, la base de todo. Cuando se hace un gran descubrimiento cientifico ¿Acaso no se expresa despues con palabras? Y una buena pelicula, ¿Acaso no ha de tener detras primero un buen guion como base? La palabra estimula, comunica, crea. Su poder y su utilidad no deben olvidarse, y menos con los tiempos que corren. Todo esto lo digo como Filologa ( que en eso se centra el campo de mis estudios ) sino tambien, como ser humano.

Dicho todo esto, aqui va mi mensaje para todos esos señores tan importantes que se devanan ( o al menos eso nos hacen creer ) los sesos pensando en como sacarnos del atolladero de esta larga e interminable crisis: señores, es tan sencillo como ABRIRSE AL DIALOGO, defender sus posiciones con firmeza pero con asertividad y una mente receptiva. Es tan sencillo como escuchar a los demas un poquito, escucharnos a todos, aprender de lo que el que esta a tu lado tiene que decirte, y dejar que ese otro pueda tambien aprender de ti. Desde este espacio en la Red, les invito a no rendirse, a no renunciar al poder que tienen, ese poder de la palabra que, por cierto, les hemos concedio entre todos precisamente para que lo ejerzan en nuestro nombre. Dejense de tonterias, y con la mente preparada y la palabra como herramienta, ponganse a trabajar para resolver las cosas. Y como colofon final, como no podia ser de otra forma, un poema: "Me queda la palabra", de Blas de Otero:



ME QUEDA LA PALABRA:


Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.


Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.


Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...