miércoles, 9 de enero de 2013

TOP 10 ACTORES Y ACTRICES QUE ODIO (PARTE VIII)

Recuperada ya del todo la normalidad tras las pasadas fiestas, nos queda retomar nuestro ranking de famosos particularmente odiosos que me caen mal con ganas. Igual que en ocasiones anteriores, quizá coincidais con mi odio, quizá no (podéis como siempre expresarlo en vuestros comentarios) pero, sea como sea, la china le tiene que tocar a alguien. Y ese alguien me temo que en esa ocasión será un clásico del cine de acción (mi género menos favorito, así que vereis a muchos entre los primeros puestos) Ese alguien es además, un actor reciclado para la política, que total, en ambas cosas uno interpreta un papel. Se trata de nuestro amigete de apellido casi impronunciable Arnold Schwarzenegger, también conocido como "chuchenager"; o en mi casa, desde el carño, "El Chuache". Porque admitámoslo, ya de entrada y solo por el nombre el tipo no puede caerte precisamente simpático. Pero no queda ahí solo la cosa, en todos los casos de este ranking intento explicar el motivo de mi antipatía por el tipo o tipeja en cuestión, para que nadie crea que soy de las que va odiando al personal así tal cual, sin motivos. ¿Qué me lleva pues, a esta animosidad contra nuestro amigo el "Governator"? Atentos, que os lo cuento en próximos párrafos.

De entrada, nuestro amigo entró en el mundo del cine por su físico, no por su talento. Y no encima precisamente, por ser guapo, que no lo es. Me estoy refiriendo a su físico de culturista, grandote y musculoso. Es un físico que se busca en determinados papeles, como el de matón (al que luego se pueden dar matices como una afición tierna e inesperada, simpatía o buen corazón, o todo lo contrario, crueldad y temperamento violentos) o monstruo, o villano de comic o videojuego. Hemos visto a algunos campeones de la lucha libre animarse a hacer cosas así, y dan bien. Son papeles secundarios en que pueden desenvolverse, y su fama ayuda al tirón de la peli. Pero de ahí a convertir a uno de estos en actor profesional, dista mucho la cosa, a menos que el susodicho se lo tome en serio, y mientras se abre paso con ese tipo de papeles, tome clases de interpretación para mejorar y aborde algún papel más complejo al cabo del tiempo. No esta mal del todo la idea, si hay ganas realmente, y un poquito de gracia y talento. Pero nada de eso lo tenemos en el caso del Arnold. El se desenvolvía en el mundo del culturismo y las competiciones de musculosos, y zas, un buen día, van y le ofrecen el papel. Y el tío se mete así, de lleno, en un mundo que no es el suyo. Y tenemos "Conan el Barbaro", o Dios nos libre "Los gemelos golpean dos veces" o "Junior". Salvo la saga de "Terminator", que en su día triunfó y aún es recordada por muchos, no creo que haya hecho nada realmente memorable en el cine. Si, que tiene sus fans y su sitio, pero la historia del cine no hubiera cambiado en nada de no haberse salido de los circuitos de culturismo donde estaba tan a gusto de joven. Y terminada su carrera cinematográfica, va el tío y se mete... ¡¡en política!! Otra vez donde no le llaman, claro, como no, y sin formación ni idea ninguna de lo que hace (aunque afrontemoslo, ningún político de ningún país tiene ni idea de lo que hace, y los nuestros en España, menos que ninguno) No solo es que se haya metido en política sin tener ni idea, sino que además, representa la derecha americana republicana más rancia posible, y de menuda derecha estamos hablando (esa que propone asaltar la mismísima Casa Blanca como al bueno de Obama le de por prohibir las armas, en su faceta mas oscura y radical, nada menos) Se ha opuesto al matrimonio homosexual o a la investigación con células madres, entre otras cosas que podrían hacer avanzar y mucho a esta sociedad. Así que lo que tenemos en resumen, es un actor mediocre cuanto menos, representante perfecto del tipo de cine lleno de testosterona y explosiones sin sentido que tan poco me gusta, y encima, un político rancio de la derechona. Y esa es resumida, la vida de Arnold


No sé como será recordado nuestro amigo "El Chuache" cuando deje este mundo, pero yo personalmente, veo a un hombre que no debío haber salido de lo suyo, que era el culturismo, donde gozaba de cierta fama y sí sabía lo que hacía. Si no hubiera salido de ahí, la que os escribe no lo recordará siempre como uno de esos muchos actores malos de acción que jamás logró caerle bien, ni en su faceta interpretativa, ni en la personal, donde se luce en política con unas ideas que no comparto para nada. Este odio no sé si lo compartís o no, pero quedo a la espera de vuestros comentarios para descubrirlo. Nos vemos pronto, que tengo intención de terminar este ranking en este mes, o a primeros de Febrero como muy tarde.

2 comentarios:

Jonathan Striker dijo...

Completamente de acuerdo contigo. Yo tampoco lo trago, y exactamente por los motivos que tú describes: no me va para nada su estilo cinematográfico (aunque admito que eso no es motivo suficiente para tenerlo atravesado), pero sobre todo, por ser tan facha como es (y además ejercer activamente como tal). Es de esa clase de gente dañina y mezquina, que además no sólo se enorgullece de serlo, sinó que se implica al máximo para llevar sus "políticas" a buen puerto. Lo mismo que en su día ya sucediera con el amigo John Wayne, que en plena época de la "caza de brujas"" denunciaba VOLUNTARIAMENTE a todos los compañeros de profesión que eran (o que él creía que eran) comunistas. Una pena y una vergüenza.

Nela dijo...

Si es que de todo hay en la viña del Señor, pero el post es magnifico como siempre.
Besos
Nela

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...