jueves, 30 de mayo de 2013

IRON MAN: RESEÑA TRILOGÍA + COMIC "Primera Temporada"

Y cumplimos hoy con la última de las reseñas pendientes, en esta ocasión, un reseña triple, dedicada a uno de los personajes más destacables de Marvel, Tony Stark, más conocido como "Iron Man". Desde que coleccionaba los comics de Ultimate X-Men, y los mutantes del profesor Xavier se cruzaron los los Ultimates, o versión de los Vengadores en esa línea, Tony se convirtió en mi preferido del equipo de superhéroes profesionales de Marvel. También me gusto Thor, y la Viuda Negra, pero sinceramente, él, con sus chulerías y su simpatía era el que más me gustaba. Quise saber más del personaje, y ahora que se han ido sacando sus adaptaciones al cine he tenido la ocasión. No vi las pelis en el momento de su estreno, pero hace muy poco, supongo que al calor del cierre de la trilogía (o al menos eso me dio a mí la sensación) emitieron las dos primeras, por la uno de tve y por la sexta respectivamente, y sentí ganas de ir al cine a ver la tercera. Es un poco triste confesaros que he fuí sola, porque no logré convencer a mi hermana (mi acompañante cinéfila habitual) y a mis amigas solo les gustan las comedias románticas ñoñas (no hago carrera de ellas) Conozco a otro grupo de amigos, que son realmente frikis del cine de acción, fantasía y ciencia´ficción, cinéfilos en general, fans de Marvel, de Star Wars y jugadores de rol, y por encima de todo, un encanto de gente, pero ellos ya habían ido y como yo aún no había visto las anteriores, pues solita que me fuí por primera vez en mi vida. No estuvo tan mal, y vi la peli tal y como quería. Tras haber visto la trilogía, investigado más sobre las historias clásicas del personaje, y leído un comic que relanza su origen, me reafirmo: me encanta Tony Stark. No lo puedo evitar, siendo debilidad por los personajes que rompen roles de géneros, por eso me encantan los personajes femeninos fuertes (como mi querida princesa Leia de Star Wars, o muchos de los de Marvel, Susan Storm, las mujeres de la Patrulla-X como Jean Grey, Tormenta, Pícara o Kitty Pryde... o Eowyn de "El Señor de los Anillos") Pero también me encantan los personajes masculinos que van un poco de chulos, de "echaos pálantee"; o de superduros, pero que al final, resultan ser un pedazo de pan, con un corazón más heroico del que ellos mismo creen (como mi gran amor de fangirl Han Solo de Star Wars, como el mismísimo Lobezno, o los que suele brindarnos Bruce Willis) Tony Stark me parece entrar en esa categoría: un auténtico capullo arrogante e insufrible, totalmente encantado de haberse conocido, que un día, tras una dura experiencia, no solo aprende a ser más humilde, sino que descubre que, con su talento para diseñar y construir tecnología, puede ser todo un héroe, y cambiar el mundo para mejor. Y tras esta introducción, reseña breve de cada una de las pelis, y del comic.


La primera de las películas, que data de 2008, nos explica actualizado el origen del personaje, y nos plantea un primer enfrentamiento en el que habrá de poner a prueba sus habilidades como héroe. Tony Stark es un poderoso y millonario industrial, dueño de la mayor compañía dedicada al armamento de alta tecnología en el mundo. También es un capullo arrogante, un playboy que va de mujer en mujer y un alcohólico y juerguista irredento. La historia comienza cuando Stark viaja a Afganistán (muy lejos del Vietnam del comic original, según tengo entendido) para la demostración de un nuevo misil diseñado por él. Allí, su convoy será atacado por terroristas islamícos, y Tony será secuestrado. Gravemente malherido, y con metralla alojada en su pecho que amenaza con alcanzar su corazón en cualquier momento, Stark despierta en una cueva afgana, donde es obligado a construir para los terroristas el mismo misil que iba a vender al ejército americano. Con ayuda de otro rehén, un médico ruso, Tony diseña dos cosas que le serán de gran utilidad: un dispositivo que impide que la metralla de su pecho entre en su corazón, salvándole así la vida, y una potente e indestructible armadura para escapar de aquel lugar. Tras regresar a casa sano y salvo, Tony anuncia que industrias Stark ya no fabricará más armas, sino que se centrará solo en investigación y tecnología para fines pacíficos. Dicha decisión causará un gran revuelo, y no gustará para nada al mentor de Tony y antiguo socio de su padre, Obadiah Stane, quien hará las veces de villano en esta primera entrega, y que tratará de quitarse a Tony de en medio por todos los medios posibles.

Un origen adaptado a los nuevos tiempos, la acción trepidante y el humor típico de las pelis de Marvel, y muy buenas interpretaciones por parte de los protagonistas, Robert Downey Jr. (que ya se ha especializado con Iron Man y con su Sherlock en personajes excéntricos y geniales) y Gwyneth Paltrow como Virginia "Pepper" Potts, la bella, inteligente y leal secretaria de Tony, enamorada de él y con la que ya en esta entrega se inicia su tensión sexual.


La segunda entrega de la trilogía, que llegó en 2010, nos muestra a Tony Stark como un superhéroe público, que se está encargando de mantener la paz mundial con su armadura. Pero sus acciones son vivamente cuestionadas por la opinión pública y los cargos políticos norteamericanos, que temen que algo terrible pueda ocurrir si la tecnología de Stark cayera en malas manos. No son pocos los rivales que, como Justin Hammer intentan imitar sin éxito esa tecnología. Este incluso llega tan lejos como para sacar de la cárcel a Ivan Vanko, un eminente físico que sí ha logrado replicar la teconología de Tony y la ha utilizado para crear un equipo compuesto por dos látigos con el que ha atacado a Stark en el Gran Premio de Mónaco. Hammer pretende que Vanko le ayude a destruir a Iron Man con su propia tecnología. Y mientras, lo que nadie sabe es que Tony tiene problemas incluso más graves: el dispositivo que impide que la metralla alojada en su pecho llegue al corazón está alimentado con un núcleo de paladio, un elemento radiactivo que lo está envenenando lentamente. Pero tampoco puede prescindir de él, puesto que si no, la metralla lo mataría. Tony debe encontrar otro elemento no tóxico que pueda alimentar el núcleo del dispositivo, o si no, podría morir en poco tiempo, y semejante perspectiva no hace más que agravar su tendencia a darse a la bebida para aliviar las penas, cayendo peor que nunca en el alcoholismo. Quizá, la respuesta a todo este en un mensaje que su padre le dejó hace mucho tiempo, y en el apoyo de amigos como James Rhodes (la única persona a la que Tony ha prestado una de sus armaduras, y ahora también un superhéroe por su cuenta) o en el amor de Pepper Potts, con quien Tony inicia, ahora ya sí, una relación seria por una vez en la vida.

La película tiene acción y efectos especiales a mansalva, por supuesto, y también sirvió de preludio a "Los Vengadores"; puesto que ya vemos aparecer en pequeños papeles al director de la S.H.I.E.L.D, el sargento Nick Furia, y la mismísima Natasha Romanov, la Viuda Negra (interpretada por una voluptuosa Scarlett Johansson) Igualmente, tiene notas de humor, como suele hacer Marvel en todas sus producciones. Pero, tras muchos de esos momentos humorísticos, como el de la fiesta de cumpleaños en su casa, o el momento de zampar donuts, esconden nada menos que la debilidad de Tony, su necesidad de que nadie le vea vulnerable, temiendo morir, y como esa debilidad le ha llevado a desarrollar su adicción a la bebida. Igualmente, personajes secundarios como Rhodes y Pepper Potts complementan y enriquecen la historia, hacíéndola más compleja y rica que una simple historia de un superhéroe que salva el mundo y ya está.


En el cierre de la trilogía, todo parece sonreir a Tony Stark. El problema del paladio ha quedado solucionado, al haber descubierto otro elemento que hace funcionar el dispositivo de su pecho sin intoxicarle. Ha dejado de beber y su romance con Pepper Potts va viento en popa. Además es Navidad, la época más dulce del año. Lo único que atormenta a Tony mientras desarrolla una nueva tecnología para manipular a distancia y con mayor facilidad su armadura, es el recuerdo del terrible agujero de gusano que el malvado Loki generó cuando los Vengadores se enfrentaron a él en Nueva York. Tony se vio atrapado por el extraño fenómeno, y el solo recuerdo le causa un pánico incontrolable y fuertes ataques de ansiedad. Y como suele pasar en este tipo de historias, las cosas comienzan a ir de mal en peor. Un nuevo villano, un terrorista llamado "El Mandarín" comienza a atacar, dejando tras de sí un rastro de horror y muerte, y retando a Tony. Cuando este responde con una bravata, su mansión es destruida. Sin nada más que una de sus más viejas armaduras, solo, helado y hambriento en Navidad como si de un pobre huérfanito de Dickens se tratara, Tony se enfrenta a su mayor reto: descubrir quien es en realidad el Madarín y que trama. Para su sorpresa, Stark descubrirá que hay alguien más detrás de todo esto, alguien de su pasado: Aldrich Killian, un brillante aunque patoso investigador al que Stark ignoró años atrás, negándose a trabajar con él, y que ha desarrollado una sustancia llamada "Extremis", que es capaz de convertir a cualquier persona en una máquina indestructible. Con ayuda de su amigo James Rhodes, Tony deberá salvar al mundo de Aldrich y su peligrosa sustancia, y por supuesto, también a Pepper Potts de manos del villanos.

Magníficos efectos especiales, la adaptación de uno de los villanos y ascos argumentales más famosos de la mitología de Iron Man, y un Tony Stark más humano que nunca nos llevan a la conclusión de esta trilogía, en la que al final, el héroe llegará a la conclusión de que todo lo que necesitaba para ser un hombre mejor era atreverse a cambiar y salir de esa crisálida, tan bien representada por su armadura. En líneas generales debo decir que, por una vez, Marvel no la ha cagado en su tercera parte, como pasara con X-Men o con Spiderman y su posterior e innecesario reboot. Por una vez, han sabido llevar bien las cosas de principio al fin y desarrollar una trilogía como es debido de principio a fin. Ojala lo hubieran hecho antes, porque lo que esta claro es que tienen potencial, con tantísimos estupendos personajes e historias que tienen.


Y finalmente, aquí tenéis la portada del comic que me compré en Akira Comics tras hacerme la estupenda manicura. Supongo que ha surgido al calor de las películas, como ya lo hiciera en su día la línea Ultimate de Marvel. No esta inmerso en la continuidad actual del Universo Marvel, sino que es más bien un relanzamiento, un reboot para todos aquellos que han vistos las pelis, y quieren tal vez leer algún comic del personaje. En él, de nuevo vemos a Tony pasar esa "estupenda velada" en una cueva afgana, y ser traicionado por gente de dentro de su propia empresa, además de enfrentarse a un poderoso villano. Y no se pasan por alto sus problemas con el alcohol, puesto que nuestro amigo termina reconociendo su adicción y buscando ayuda para superarla, después del nada desdeñable rapapolvo de Pepper Potts. Buen comic si te apetece leer algo de Iron Man pero no puedes con el peso de la continuidad de tantas y tantas décadas de aventuras publicadas por Marvel. Y en fin, esto es todo. Seguimos mañana y pasado mañana con un par de entradas ya de temática más variada, y después de esta avalancha, nos tomamos un descansito para ir planeando más entradas y cosillas para el mes de junio. ¡¡Nos vemos, gente!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...